La Champions ya no es una quimera

Rodrigo y Promes se disputan el esférico

Rodrigo y Promes se disputan el esférico

Sevilla 0 - Valencia 1. Como ya hiciera la temporada pasada, el cuadro de Marcelino asalta el Sánchez Pizjuán en una victoria clave para sus aspiraciones europeas.

A pesar de las precauciones de unos y otros en unos primeros compases marcados por el miedo a cometer errores, pronto el Valencia CF se mostró como un conjunto más y mejor estructurado. Las bajas de hombres tan importantes como Andre Silva, Sarabia o su portero Vaclik orientaban al Sevilla a optar por replegarse en busca de los espacios que pudieran encontrar Ben Yedder arriba o Jesús Navas por el flanco derecho en acciones puntuales. Mientras tanto, Carlos Soler se erigía como catalizador del juego ofensivo valencianista mediante dos jugadas individuales que ni Gameiro ni Guedes acertaban a concluir.

Munir ponía a prueba los magníficos reflejos de Neto en el primer acercamiento andaluz de la tarde. Sin embargo, la más peligrosa del primer tiempo para sus intereses la originaría el propio Navas por su flanco diestro, siendo detenido el remate final de Amadou por el guardameta brasileño sin excesivos problemas.

Dominadores ya en ese instante de la parcela ancha, cuestión de tiempo era que los hombres de Marcelino estiraran sus líneas. Un primer atisbo en forma de recuperación de Dani Parejo frente a Gonalons a punto estuvo de permitir remachar al capitán en el segundo palo la obra que él mismo había iniciado.

Pero la intervención capital del madrileño no iba a tardar en llegar; una apertura suya marca de la casa habilitaba la incorporación de Gayá por su carril para que el primer desajuste propiciado por la inusual posición que Banega ocupaba resultara determinante. El argentino llegaba tarde en su misión de cubrir la subida del lateral y sólo alcanzaba para derribarle. La maestría de Parejo desde los once metros terminó de posibilitar que, en el último minuto del primer acto, el Valencia se adelantara.

El marcador favorable invitaba a cuidar hasta el más mínimo detalle de cara a la reanudación, por lo que Marcelino trató de controlar las subidas de Navas colocando a Cheryshev en lugar de Guedes. Gameiro pudo sentenciar en los primeros compases de la segunda mitad, pero el joven Javi Díaz desvió lo justo para que el travesaño repeliera el potente chut del galo. A partir de ahí, el Valencia se limitó a resistir.

La entrada al campo del "Mudo " Vázquez dotaba a los de Caparrós de un volumen de creatividad  no alcanzado hasta ese instante. Concretamente el mediapunta argentino sería quien dispondría de hasta tres remates con peligro, pasando todos ellos cerca del larguero del marco de Neto. Definitivamente, el enfrentamiento había entrado en una fase de embotellamiento en la que el cuadro de Marcelino se limitaba a achicar agua como buenamente podía.

Ben Yedder y el omnipresente Navas no dejaban de intentarlo ante un siempre firme Neto, atisbándose un "rush" final no apto para cardiacos. El protagonismo del colegiado González González en ese tramo, no decretando la pena máxima en una protestadísima caída de Gonalons y, posteriormente, invalidando por posición claramente antirreglamentaria de Ben Yedder un tanto del propio medio francés rubricaría su acertada actuación... así como la presencia del Valencia a tres puntos de unas posiciones de Champions cada día más al alcance. Nadie lo hubiera dicho hace un tiempo con lo que ha llovido... y, sobre todo, se ha empatado por el camino.

Comenta esta noticia
Update CMP