19 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El número dos de Lastra pierde los papeles y llama franquistas a Casado y Rivera

Rafael Simancas, secretario general del PSOE en el Congreso, junto a Adriana Lastra.

Rafael Simancas, secretario general del PSOE en el Congreso, junto a Adriana Lastra.

Sin comenzar todavía la campaña, los exaprubtos de los candidatos se multiplican. Hasta un veterano como Rafael Simancas se apunta a la estrategia del "trazo grueso" contra sus adversarios.

El PSOE, pese a ir primero en las encuestas, se apunta a la guerra sucia en la precampaña electoral. Y lejos de replicar a los programas de Pablo Casado, Albert Rivera o Santiago Abascal, recurre al trazo grueso.

El secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, Rafael Simancas, en una clara pérdida de los papeles, ha alertado este viernes que la "triada" que conforman PP, Ciudadanos y Vox es "más peligrosa" que la derecha "corrupta" que lideró Mariano Rajoy y ha llamado a la movilización para evitar que el "franquismo" vuelva a entrar en el Parlamento.

Así lo ha señalado durante su intervención en un encuentro de exparlamentarios de la IX Legislatura, la de la geometría variable de José Luis Rodríguez Zapatero, que ha tenido lugar en la Cámara Baja y que ha tenido como invitada especial a la veterana exdiputada socialista Carmen Romero, exesposa del expresidente Felipe González.

 

El dirigente socialista, número 7 de la lista del PSOE por Madrid, ha advertido de que la "triada de la derecha", de la que "el padre putativo" es el expresidente José María Aznar, es "muy peligrosa". "No es una derecha parecida a la derecha corrupta y recortadora de Rajoy. Es más peligrosa", ha apuntado.

Y es que, según ha argumentado Simancas, la estrategia, el discurso y el eventual programa de gobierno lo marca "un partido heredero del franquismo, "y los demás le siguen el paso sin complejos".

Simancas ha advertido de que son "muchos" y de que si suman, harán Gobierno y aplicarán ese programa de derechas, por lo que ha llamado la movilización para poder frenarlo. "Hay que llamar, sin dramatismos y sin miedo, a la movilización porque el franquismo está otra vez a las puertas del Parlamento. "O nos movemos o vienen. Si nosotros no vamos a votar, ellos vienen", ha concluido.

 

Comenta esta noticia
Update CMP