22 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Lío enorme en la batalla por Madrid: puede darse un empate a 66 que nadie previó

Ángel Gabilondo e Isabel Díaz Ayuso.

Ángel Gabilondo e Isabel Díaz Ayuso.

Dado el aumento de población, por primera vez habrá en juego un número par de escaños en la Asamblea . Y, ante lo ajustado de los sondeos, podría hasta obligar a repetir las elecciones.

No por remota, deja de ser posible. Tras el incremento a 132 diputados autonómicos que se producirá en la Asamblea de Madrid como consecuencia del aumento de población, las urnas del 26 de mayo podrían arrojar un empate entre el bloque de izquierdas y el de derechas a 66 escaños. Ello debido a que, por primera vez que en la Cámara autonómica madrileña, el número de "sus señorías" va a ser par.

En la actualidad, en esta novena legislatura de la Asamblea de Madrid, la Cámara autonómica cuenta con 129 diputados. El Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid, en su artículo 10 párrafo 2, establece que la Asamblea "estará compuesta por un diputado por cada 50.000 habitantes o fracción superior a 25.000, de acuerdo con los datos actualizados del censo de población".

La población de la Comunidad de Madrid a fecha 1 de enero de 2018 asciende a 6.578.079, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Este incremento de población en la región de Madrid ha provocado que el número de escaños que se disputarán las distintas formaciones políticas que presentarán candidatura a la Comunidad de Madrid el próximo 26 de mayo, suba hasta los 132 en la X Legislatura. Es decir, número par.

Problemas para acoger a los nuevos diputados, no va a haber. Ni es necesario hacer obras, puesto que el hemiciclo del pleno de la Asamblea tiene espacio de sobra para acoger a los nuevos diputados porque cuenta con 149 asientos, incluyendo los de los miembros de la Mesa.

Situación anómala que nunca se previó

Una circunstancia anómala, que nunca se había producido, puesto que siempre el número de "señorías" en la Cámara regional había sido impar. Y ni cuando se redactó originalmente el Reglamento de la Asamblea, en 1997, ni en las modificaciones posteriores que se han introducido (la última el pasado 7 de febrero de este mismo año, 2019, para dar cobertura al voto telemático los diputados y para permitir a los ciudadanos trasladar preguntas al Gobierno regional en las comisiones) se contempló esta posibilidad.

Pues bien, el actual Reglamento de la Asamblea de Madrid no prevé en ninguno de sus 245 artículos ni disposiciones, ninguna fórmula, ningún mecanismo que pudiera desatascar esa situación de empate, si se diera tras el recuento de votos el 26 de mayo. La única opción prevista es la repetición de elecciones. "Desde luego, sería una situación anómala e improbable, pero posible aritméticamente", según fuente parlamentarias consultadas por ESdiario.

El artículo 183, que regula la actividad interna de la Cámara autonómica madrileña, hace referencia expresa a la investidura del presidente de la Comunidad de Madrid: "Si en la primera votación no se alcanzara la mayoría absoluta requerida, se someterá la misma propuesta a una nueva votación cuarenta y ocho horas después de la anterior, y la confianza de la Asamblea se entenderá otorgada si se obtuviere mayoría simple de los diputados presentes".

En ese mismo artículo 183, pero en el párrafo 10, se añade que si "efectuadas las votaciones a las que se refieren los apartados anteriores, no se otorgase la confianza de la Asamblea (es decir, ni en primera votación con mayoría absoluta ni en segunda, tras 48 horas, con mayoría simple de los disputados presentes), se tramitarán sucesivas propuestas por el mismo procedimiento". O lo que es lo mismo, que los partidos tendrían que sentarse a negociar y a idear alguna manera de desbloquear ese empate a 66 hasta que alguno de los candidatos propuestos obtuviera el respaldo necesario.

Y como, visto lo visto, y dada la dificultad que los partidos políticos lleguen a acuerdos, y más difícil aún en una situación como la planteada, la única solución para salir de este entuerto, pasaría por repetir las elecciones autonómicas en Madrid.

El artículo 184 párrafo 2 del Reglamento de la Asamblea estipula al respecto que si "transcurrido el plazo de dos meses a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato propuesto hubiere obtenido la confianza de la Asamblea, ésta quedará disuelta, convocándose de inmediato nuevas elecciones. A tal fin, el presidente (de la Mesa de la Asamblea), comunicará este hecho al Presidente de la Comunidad de Madrid".

5% de los votos para formar grupo

En la actualidad, en la Asamblea son cuatro los grupos parlamentarios que tienen representación, a saber: Partido Popular, PSOE-M, Podemos y Ciudadanos. Una de las grandes incógnitas de cara a la próxima legislatura es la más que previsible entrada de Vox en el Parlamento autonómico madrileño. Para ello deberá conseguir al menos el 5% de los sufragios válidamente emitidos en las elecciones autonómicas, según establece el Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid, en el párrafo 6 del artículo 10.

La Asamblea de Madrid celebrará el último pleno el próximo 21 de marzo y, a más tardar, el 2 de abril la actividad parlamentaria en la Cámara madrileña se paralizará como consecuencia de la convocatoria de las elecciones, con lo que será la Comisión Permanente la que quedará "de guardia" hasta la constitución de la nueva legislatura, según fuentes parlamentarias. Pero eso será tras el 26 de mayo.

Comenta esta noticia
Update CMP