13 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cs ha muerto, viva Cs: Inés Arrimadas culmina el cambio radical del partido

El portavoz de Cs, Edmundo Bal, en el pleno de este jueves.

El portavoz de Cs, Edmundo Bal, en el pleno de este jueves.

En muy poco tiempo, la nueva líder de la formación ha hecho una enmienda a la totalidad de la estrategia de Albert Rivera, distanciándose del PP y poniendo un abismo de por medio con Vox.

Borrón y cuenta nueva. Inés Arrimadas ha aprovechado la crisis sanitaria y económica del coronavirus para hacer una enmienda a la totalidad de la estrategia de oposición frontal a Pedro Sánchez que llevó a cabo Albert Rivera en su última etapa al frente de Ciudadanos.

El nuevo Cs se ha presentado en sociedad este Jueves Santo en el Congreso, al cumplirse un mes desde que Arrimadas fuese formalmente elegida presidenta de la formación. Y curiosamente sin ella en el hemiciclo, pero sí su impronta. 

"Ésta es la mano de Ciudadanos. Es una mano leal pero es una mano exigente", resumió el portavoz naranja durante el pleno en la Cámara Baja, poniendo tierra de por medio con el PP y todo un abismo con Vox. 

A diferencia de ambos, Cs ha decidido dar sus diez votos a Pedro Sánchez para prorrogar el estado de alarma por segunda vez y para los decretos económicos que somete a votación del pleno. Porque el PSOE sí los ha negociado con ellos, a diferencia de lo sucedido con el PP. 

Eso sí. Ciudadanos se ha garantizado a cambio que no serán meramente convalidados sino tramitados como proyectos de ley, de forma que los grupos podrán introducir enmiendas durante el trámite parlamentario. 

La formación de Arrimadas se apunta además el mérito de haber conseguido que el Ejecutivo se lo piense mejor y flexibilice el permiso retribuido, así como que los autónomos y pymes no tengan que presentar la declaración trimestral por IRPF e IVA. "Va por el buen camino cuando rectifica señor Sánchez. Le vemos las ganas de cambiar", se felicitó Bal, quien ya le puso nuevos deberes: "Los ERTEs tendrán que durar algo más que lo que dure el estado de alarma".

La mejor prueba del camino distinto que ha decidido tomar Arrimadas respecto al de Casado y ya no digamos al de Abascal es que desde el principio recibió de buen grado la oferta de unos nuevos Pactos de la Moncloa, algo en lo que este jueves insistió su portavoz. 

Eso sí, nuevamente condicionando su apoyo: "Me alegra que diga que la semana habrá una reunión, pero le pido que sea de verdad, para estar pensando en el plan de reconstrucción nacional y no para ponerse medallas", señaló Bal. 

"Le prometo buena fe por parte de mi grupo parlamentario. Tendrá en nosotros lealtad, seguramente más que de su socio de Gobierno y sus socios de investidura. Pero cumpla con lo que ha prometido, porque si no lo cumple no habrá apoyo", remató. 

Comenta esta noticia