14 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez rectifica su estrategia y empuja al PSOE a los brazos de Colau y Carmena

Pedro Sánchez, en un acto preelectoral del PSOE

Pedro Sánchez, en un acto preelectoral del PSOE

Con la vista puesta en la próxima campaña electoral y debilitado por las encuestas, el líder del PSOE quiere ahora volver a competir en el caladero de Podemos e IU para evitar el sorpasso.

En las próximas semanas el PSOE accederá a los gobiernos municipales de Barcelona y Madrid que lideran Ada Colau y Manuela Carmena. Los socialistas llevan meses debatiendo a nivel interno mientras sus portavoces en ambos consistorios, Jaume Colboni y Purificación Causapié, negociaban una aproximación a las alcaldesas de las dos principales ciudades españolas. En el caso de la Ciudad Condal, la entrada del PSC en el gobierno de Colau se considera inminente. Se habla incluso de los próximos días. Sin embargo, Pedro Sánchez parece dispuesto a posponer la entrada de los socialistas madrileños en el equipo de Carmena un poco más, hasta después de las elecciones del 26-J.

Después de una larga reflexión, la dirección del PSOE parece haber tomado la decisión basándose en un objetivo: rentabilizar el apoyo de su partido a dos gobiernos que tienen un importante grado de aceptación ciudadana y que han situado a Colau y Carmena con unos envidiables niveles de popularidad.

La entrada del PSOE en los gobiernos de Colau y Carmena buscaría un objetivo: alejarse de la imagen del "pacto de derechas" con Ciudadanos

En Barcelona, dónde Colau parece haberse hartado de las "infidelidades" de sus socios anarquistas de la CUP, lo avanzado de las negociaciones entre los socialistas y la plataforma En Comú Podem, hace que en medios catalanes se hable en las últimas horas del reparto de concejalías. Tras el reciente debate de presupuestos, durante el cual Colau elogió la actitud del PSC, se especula con que la alcaldesa ceda a los socialistas la áreas de Cultura, Deportes y Comercio. Los socialistas reclaman además responsabilidades en Urbanismo y Turismo. Cabe recordar que en abril trascendió que Sánchez y Colau habían mantenido una reunión secreta en Barcelona.

Pero en Madrid las negociaciones marchan más lentas debido a la complejidad de las distintas plataformas que, bajo el paraguas de Podemos, llevaron a Carmena a la alcaldía. La portavoz del PSOEPurificación Causapié, ha reconocido recientemente que la entrada de su partido en el gobierno de Ahora Madrid es desde hace meses "una cuestión abierta".  Las dificultades para la coalición radican en el complejo entramado que conforma Ahora Madrid, donde conviven Ganemos Madrid, una escisión de Izquierda Unida, y Podemos.

Recientemente, el líder de Podemos en Madrid, Jesús Montero, abría la puerta a esa coalición. "Todo lo que sea consolidar un Gobierno de cambio como el que tenemos en el Ayuntamiento de Madrid, bienvenido sea", afirmaba.

Pedro Sánchez y su equipo recelaban de la entrada del PSOE en los polémicos gobiernos de Colau y Carmena antes de las pasadas elecciones del 20-D porque temían que esa radicalización alejara a sus votantes más moderados. Ahora que los socialistas buscan marcar distancias con su acuerdo de investidura con Ciudadanos y se ven amenazados por el riesgo de un sorpasso de Podemos e IU, la visión en Ferraz es bien distinta. 

Comenta esta noticia
Update CMP