El alcalde de Valencia ve "basura" el regalo de un edil mientras que Vox se lía

Joan Ribó demostró en el pleno extraordinario de aumento de sueldo de los concejales que lo suyo no es la cintura en la oratoria política. La culpa la tuvo un rodillo y Vox.

Joan Ribó no presidió el primer pleno de esta legislatura en el Ayuntamiento de Valencia en el que el gobierno de Compromís y PSPV-PSOE decidió, en solitario, los nuevos salarios de los concejales, la estructura del equipo de gobierno (habrá dos vicealcaldes) y los asesores de los grupos. El alcalde, en un hecho inusual, cedió la dirección del pleno a su compañero de partido el vicealcalde Sergi Campillo, para ejercer de portavoz del grupo.

Sentado al lado de la otra vicealcaldesa, Sandra Gómez (PSPV-PSOE), Ribó demostró que su virtud no es precisamente la cintura en la oratoria. Entró de lleno en la "provocación" del edil de Vox Vicente Montañez quien le ofreció como regalo un usado rodillo de pintor. El ayuntamiento está "obligado a recoger la basura de los ciudadanos no la de los regidores", fue la  contundente contestación del alcalde al obsequio. Una respuesta, más allá de la finura o no, de la que se deduce que los concejales no son ciudadanos.

Montañez, habitual en tertulias radiofónicas y televisivas, había sacado de una mochila un rulo para hacer más gráfica su denuncia en relación a las primeras medidas del gobierno local que han contado con el rechazo de la oposición. El concejal  había recomendado al alcalde que tirara el cilindro a la basura para demostrar que está dispuesto a gestionar mediante el consenso y no por el rodillo de la mayoría. Antes había recordado que el alcalde,  en su toma de posesión, prescindió de la vara de mando que le acredita como alcalde para sentencia que su gestión estaría presidida por el diálogo.

Ribó se lo tomó a la tremenda la intervención del edil del Vox y soltó con voz de alcalde que no recogerá la "basura" de los concejales.  Por lo visto en el primer pleno, la legislatura promete. Y también porque Vox, además de por el rodillo, ha destacado porque ha evidenciado la falta de cohesión entre sus dos únicos concejales, que se han liado. Tanto que mientras el citado Motáñez votó a favor de la dotación económica que se concede a los grupos, su portavoz, José Gosalbes, lo hizo en contra. 

 

Comenta esta noticia
Update CMP