30 de mayo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

¿Por qué se acerca Inés Arrimadas más a Pedro Sánchez que a Pablo Casado?

Pedro Sánchez e Inés Arrimadas, en un antiguo encuentro antes de la pandemia

Pedro Sánchez e Inés Arrimadas, en un antiguo encuentro antes de la pandemia

Ciudadanos no puede ser la muleta del PSOE para que Sánchez tape sus irresponsabilidades y prolongue sus errores. Si Arrrimadas subordina los principios a sus intereses, perderá ambos.

 

 

 

Inés Arrimadas se reunió ayer telemáticamente con Pedro Sánchez, casi a la vez que Pablo Casado presentaba el pan "Activemos España", un catálogo de medidas razonables para conjugar la seguridad sanitaria con la reanimación de la economía y la recuperación de las libertades, restringidas hasta un punto ya insoportable por mor de un Estado de Alarma transformado ya definitivamente en herramienta política.

Que la presidenta de Ciudadanos esté más cerca de extender otro cheque en blanco al Gobierno, nada menos que por un mes más; que de demostrar que hay una alternativa fiable en lo sanitario, mejor en lo económico y decente en lo democrático, lo dice todo. 

 

La única razón  presentable que se esgrimió hace una semana para apoyar la cuarta prórroga es que,  gracias a eso, los ERTES se podrían renovar: una trampa de Sánchez, que vinculó ambas medidas como si la una necesitara de la otra para prosperar.

Pero ahora Arrimadas y ha visto que se han prolongado hasta el 30 de junio sin problema, por acuerdo del Gobierno con los agentes sociales, pese a que el Estado de Alarma se agota el próximo 24 de mayo. ¿Y aún así piensa seguir a la estela de Sánchez?

 

 

El volantazo de Ciudadanos solo tendría disculpa si es ocasional, fruto de la buena voluntad ante un dirigente político que ha dado sobradas muestras de que carece de otro cometido que no sea su supervivencia. Y que no ha renunciado, si no todo lo contrario, a seguir gobernando con Podemos y la alianza de los partidos independentistas.

¿A eso se va a sumar un partido que hace escasas semanas firmó con el PP concurrir en coalición en las elecciones autonómicas en el País Vasco y Cataluña? No hay ninguna razón objetiva para legitimar a un Gobierno que primero incurrió en una imprevisión negligente, después nos confinó para frenar las consecuencias de sus errores y ahora hiberna el Estado de Derecho y la Economía para escapar de sus responsabilidades. 

Y todo ello mientras presume de una mejora, más fruto del esfuerzo y el martirio de millones de españoles que de su despliegue sanitario, y sigue sin dar explicaciones elementales sobre sus criterios de desescalada de las regiones o la identidad de los expertos que lo deciden todo.

¿Muleta del PSOE?

No hay una razón objetiva, pues, para que Ciudadanos se convierta en muleta del PSOE. Si la hay, debe ser táctica, de cálculo político y para lograr una atención que no tenía desde que cayera significativamente en las últimas Generales. 

Pero si ante la preocupación, razonable, de cómo volver a ser protagonista, a Arrimadas solo se le ocurre acercarse al peor foco imaginable, ni logrará recuperar respaldo electoral ni, sobre todo, conservará el respeto político por un partido que siempre demostró que sus principios estaban por encima de sus intereses.

Comenta esta noticia