22 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Rosa Díez intentó enterrar UPyD antes de pedir su disolución pública

Las intrigas bajo manta de la exlideresa magenta para sepultar el proyecto que ella misma fundó han salido a la luz pública y han levantado ampollas en el seno de lo que queda de formación.

El coordinador de la gestora de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), Gorka Maneiro, cargó este viernes contra la fundadora y líder del partido durante casi toda su existencia, Rosa Díez, por querer "imponer" al resto de militantes su tesis sobre la disolución de la formación y, tras no haberlo conseguido, anunciar su baja criticando a quienes quieren seguir con el proyecto.

Maneiro, diputado de UPyD en el Parlamento Vasco, dio este viernes una rueda de prensa en Madrid tan solo unos días después de que Rosa Díez, el que fuera su 'número dos', Carlos Martínez Gorriarán, y el candidato el pasado 20 de diciembre, Andrés Herzog, anunciaran a la vez en sus respectivas cuentas en redes sociales su baja del partido y defendieran que UPyD debería disolverse para proteger su legado y evitar que caiga en malas manos.

El parlamentario vasco, el único diputado autonómico de la formación, no comparte esta visión porque cree que las ideas de UPyD siguen siendo necesarias para el país, pero en todo caso considera que Díez, Gorriarán y Herzog deberían haber esperado al Congreso Extraordinario que el partido celebrará en las próximas semanas para defender allí sus posturas.

"La idea de querer disolver es respetable, lo que no es respetable es querer imponer ni criticar a aquellos que quieren seguir con el proyecto", dijo sobre sus excompañeros de partido, con los que reconoció que trabajó codo con codo durante ocho años y, precisamente por ello, considera "triste" haberse enterado de su baja a través de las redes sociales.

Maneiro vino a denunciar el personalismo de la exlideresa magenta y defendió que UPyD tiene capacidad para seguir adelante sin Rosa Díez --"estamos fuertes, somos personas con convencimiento, trabajadoras e ilusionantes"-- y serán sus alrededor de 3.000 afiliados los que decidan el camino que debe tomar en los próximos meses y si se presenta o no las próximas citas electorales, ya sean las elecciones generales, si finalmente no se alcanza un acuerdo para formar Gobierno, o las vascas y gallegas previstas para otoño.

A su juicio, se trata de un partido que "sigue siendo útil para España" y es "necesario" que pueda obtener representación "cuanto antes" en todas las citas electorales. Por ello, ahora sus esfuerzos están centrados en "revitalizar" la formación corrigiendo los "errores" que asume que se cometieron durante los últimos meses. Maneiro cree que UPyD debe estar "más cerca" de su afiliación y de la sociedad, ser un partido "más abierto", ampliar su abanico temático y conseguir "reilusionar" a sus militantes y la sociedad. "Es mejor cambiar para ilusionar que cerrar", defendió.

La responsable de Organización de la gestora, Águeda Arranz, ha asegurado que la formación se encuentra en una situación económica "asumible" después de haber adecuado sus gastos a sus limitados ingresos, para lo que ha sido necesario tomar medidas como la de dejar la sede que ocupaban en el centro de Madrid o reducir a sólo dos el número de trabajadores contratados.

UPyD tiene una deuda pendiente de un crédito bancario, que no han cuantificado porque han dicho que aún están auditando, y cuenta con los ingresos provenientes de sus 130 cargos públicos en toda España, además de las dos eurodiputadas en el Parlamento Europeo y las cuotas de afiliación. "Cerrando el partido la situación económica no mejoraba porque se quedaba además sin las cuotas de los afiliados. Es una situación viable porque no tenemos grandes deudas y tampoco grandes gastos --añadió Maneiro--. El problema de UPyD no es económico, es cambiar algunas cosas".

Comenta esta noticia
Update CMP