19 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Así quieren que arda Barcelona este viernes los temibles GAAR

Las Fuerzas de Seguridad temen la irrupción de este colectivo, más amenazador que los CDR y Arran, y que tiene como meta bloquear las comunicaciones y hostigar con brutalidad en la calle.

Consideran a los Comités de Defensa de la República (CDR) y a Arran, las juventudes de la CUP, demasiado tibios. Incluso creen que al Govern de Torra, bajo la batuta de Puigdemont, le falta atrevimiento. Se trata de los autodenominados Grupos Autónomos de Acción Rápida (GAAR), un colectivo extremadamente violento que amenaza con hacer arder Barcelona este viernes coincidiendo con el Consejo de Ministros.

Los GAAR saltaron a la luz pública en las redes sociales el pasado día 8, y en solo tres días ya contaban con cerca de 6.000 seguidores. Según informa ABC, los servicios de Información de las Fuerzas de Seguridad están atentos para comprobar si su fuerte irrupción en las redes se traduce también en su eclosión en las calles catalanas este viernes en el acoso que los independentistas tienen previsto al Consejo de Ministros, así como a otras infraestructuras clave de la Comunidad, en una día en que los secesionistas han hecho un llamamiento a hacer una “parada de país”.

 

Precisamente, según las mismas fuentes, la estrategia de los GAAR pasaría por acosar, fundamentalmente, a las Fuerzas de Seguridad, los nudos de comunicación -tanto carreteras como vías de tren-, y algunas zonas industriales. Todo ello, con acciones rápidas, tal y como dejan claro ya con el nombre con el que ellos mismos se han bautizado. Y buscando que otros elementos violentos se sumen a ellas.

Los simpatizantes de los GAAR se comunican, sobre todo, a través de Telegram. En esta red social, los cabecillas, tratan de hacer llamamientos para reclutar para sus brigadas a los independentistas molestos con la “tibieza” del Govern secesionista e incluso de la CUP. Su intención es, en la línea de lo que hasta ahora han estado haciendo en sus acciones los CDR, operar como grupos autónomos.

 

Aprovecharían, sin duda, el bagaje que hasta ahora han cosechado estos grupos. Cuanto menos sepan unas brigadas de las otras, mejor, cuenta ABC. Si no saben ni quién compone el grupo vecino, ni cuántos son ni qué van a hacer, menos posibilidades de que sus miembros delaten al resto de grupos.

En unas hoas se verá la verdadera fuerza de esta nueva acción secesionista. Si irrumpen con su bautismo de fuego sembrando el caos en las calles catalanas o si, finalmente, todo se queda en meros “sabotajes” digitales.

 

Comenta esta noticia
Update CMP