06 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El rapapolvo a Otegi y Bildu por condenar la violencia... si es fuera de España

Otegi, señalándose a sí mismo

Otegi, señalándose a sí mismo

Los herederos de Batasuna posturean con la tensión racial en Estados Unidos y reciben un alud de contestaciones que obligan a Otegi a esconderse.

 

 

Los disturbios raciales en Estados Unidos han provocado incluso el saqueo de un  híper en Cataluña, amén de distintas manifestaciones en toda España que, vaya por Dios, no han recibido ninguna critica por el riesgo de contagio que comporta: ya se sabe que, en estas lides, el coronavirus es más  o menos peligroso en función de la identidad ideológica del manifestante.

Por lo visto, un "cayetano" del Barrio del Pilar, donde hay tantos ricos como pobres en Galapagar, es muy peligroso; pero decenas de energúmenos, negros y blancos, dando la nota en la tierra de Puigdemont, son inocuos. Esa doble vara de medir que también se percibe en Estados Unidos, donde a los excesos policiales, muy condenables, se le añaden los abusos raciales de unos cuantos, como denunciaban con razón Girauta en este tuit demoledor:

 

 

Pero donde más se ha percibido el cinismo y, por qué no decirlo, la desfachatez, ha sido en el mensaje que a cuento de la tensión americana ha publicado el partido de Arnaldo Otegi, ese "hombre de paz" para Pablo Iglesias que  a estas alturas ha sido incapaz de condenar los 900 asesinatos de ETA. Sï ha tenido tiempo Bildu, en cambio, para publicar esto:

 

 

Hay que tener cuajo para atraer al País Vasco los sucesos de Minneapolis, pero si algo han demostrado Batasuna y sus herederos a lo largo de los tiempos es una capacidad inmensa para  combinar inhumanidad y caradura. Algo que, obviamente, los tuiteros más sagaces, ilustres o desconocidos, no le han pasado por alto a Bildu:

 

 

No hay más preguntas, señoría.

Comenta esta noticia