25 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El fin del estado de alarma trae la mayor avalancha de pateras de todo el año

Llegada de una patera a Almería el pasado sábado, con 70 personas a bordo.

Llegada de una patera a Almería el pasado sábado, con 70 personas a bordo.

En un fin de semana han desembarcado en las costas españolas casi una treintena. Después de meses de goteo por la pandemia, la inmigración ilegal regresa con fuerza. Interior, prevenido.

El levantamiento del estado de alarma ha traído consigo el mayor desembarco de pateras y de inmigrantes en las costas españolas en lo que va 2020. En solo un fin de semana, el primero de la nueva normalidad, han recalado casi una treintena de embarcaciones con cerca de 250 sin papeles a bordo, según ha podido saber ESdiario de fuentes del Ministerio del Interior. El sábado fue el día de mayor afluencia.

Entre enero y este mes de junio han llegado a España 350 pateras con 6.500 personas a bordo, una cifra inferior a la de 2019 (en torno a la cuarta parte menos) por el bajón de los meses de confinamiento. 

La Policía Nacional está llevando a cabo un exhaustivo seguimiento de la evolución de las cifras a tenor del relajamiento de la situación sanitaria en España, unido al buen tiempo. Hay un tercer factor que también está sobre la mesa: el posible efecto llamada que pudiera tener el ingreso mínimo vital aprobado por el Gobierno.

La Policía cree que aún es pronto para sacar conclusiones a este último respecto. Pero las mafias utilizan todo a su alcance. Para beneficiarse de esta ayuda siendo extranjero hay que llevar un año residiendo legalmente en España y ser demandante de empleo. Sin embargo Vox ha denunciado que hay formas de burlar estos requisitos. "Fomentando la invasión: Todas las personas que lleguen en patera tendrán derecho a cobrar la renta", escribió Santiago Abascal en su cuenta de Twitter a comienzos de junio.

En cualquier caso, lo que sí está ya claro es que la inmigración irregular ha vuelto con fuerza después de meses de goteo. Y está muy localizada: en lo que va de año se ha producido un notable descenso en inmigrantes en el Estrecho y el Mar de Alborán (ha caído en Cádiz, Málaga, Almería, Granada y Ceuta), pero por contra ha aumentado exponencialmente la llegada de sin papeles por la llamada Ruta Atlántica. 

Esta última comprende las islas de Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas de Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote y el Hierro. A estas alturas del año, las Islas Canarias ya ha recibido el mismo número de ilegales que en todo 2019, y queda más de medio año (en torno a 2.700 sin papeles).

Hay un problema añadido con la Covid-19 circulando por el mundo. Las Canarias han capeado relativamente bien el coronavirus porque la insularidad ha jugado a su favor durante el cierre de los puertos y aeropuertos. Pero ahora se encuentran más expuestas. 

De hecho la pequeña isla de Fuerteventura lleva ya contabilizados 25 casos de Covid-19 en los últimos días, todos ellos de inmigrantes llegados en patera. Y además no hay un protocolo establecido y común para toda España respecto a cómo aislar a los pasajeros de una embarcación donde haya algún positivo.  

Además, por ahora Marruecos y Argelia (que son junto con Mali los tres principales países de procedencia de los ilegales) aún no han abierto su frontera con España. Así que el Ministerio del Interior ha optado por que los CIES (los centros de internamiento de extranjeros) continúen cerrados porque no se pueden llevar a cabo las expulsiones.

Marruecos anunció este lunes, incluso, que suspende la operación Paso del Estrecho de este verano, así que sus nacionales no podrán regresar  de momento.

Comenta esta noticia