11 de diciembre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Degradada: Pedro Sánchez mete un desplante a Susana Díaz que resuena en el PSOE

Martín Beaumont desvela el contenido de las llamadas que el secretario general del PSOE hizo a todos sus barones y deja al descubierto la maniobra de desgaste de la presidenta andaluza.

"Pedro Sánchez y Miquel Iceta se idolatran tan fraternalmente que sus largas charlas telefónicas diarias son famosas en el número 70 de la calle Ferraz". Es por eso, que Antonio Martín Beaumont sostiene este lunes en su artículo de La Razón que "suceda lo que suceda el 21-D, la sintonía entre ambos seguirá intacta".

El secretario general del PSOE no sólo telefoneó a los barones para frenar algunos conatos de crítica generados ante la aprobación en el Congreso por la vía de urgencia del cupo vasco mientras la financiación autonómica sigue esperando a ser negociada sino que aprovechó también para pedirles de manera expresa un cierre de filas ante la inminente campaña de Iceta: "Lo trasladó a la andaluza Susana Díaz, al valenciano Ximo Puig, al manchego Emiliano García-Page, al aragonés Javier Lambán y así uno por uno a los líderes territoriales. Que no se mueva nadie, fue la consigna".

Claro que de poco le sirvió porque un puñado de presidentes ha vuelto a poner en entredicho su autoridad con Susana Díaz a la cabeza. Según Beaumont, en Ferraz deducen que la lideresa andaluza "ha tratado de armar un frente por su cuenta y riesgo" y que existe evidente "operación de desgaste" que intenta desestabilizar el liderazgo de Sánchez, propinando además una patada en el trasero de Iceta.

En cualquier caso, "la cúpula da por imposible que esa maniobra fructifique y la contempla con desdén. Aunque, para muestra, el toque de atención del "enemigo íntimo" Alfonso Rodríguez Gómez De Celis de la presidenta de la Junta de Andalucía desde la sala de prensa de Ferraz esta misma semana: "La compañera Susana Díaz es un miembro más del PSOE y por tanto está bajo las directrices aprobadas por el PSOE".

A saber: la todopoderosa jefa de la más grande de las federaciones socialistas, reducida a la condición de "un miembro más" del partido.

 El director de ESdiario lo tiene claro: "Como en cualquier grupo humano zarandeado por un peligro que pone en riesgo sus objetivos, en la sede central del PSOE y aledaños ha sonado el cornetín. No hay fuerza personal o de grupo dentro del partido para cuestionar a Pedro, aseguran colaboradores del secretario general. Esa posibilidad sólo sería viable si Miquel Iceta retrocediese en sus resultados en las urnas. Y tal escenario no se contempla ni de lejos en Ferraz". 

A ojos de los cercanos de Sánchez, "resulta obvio que Susana Díaz y su cohorte quieren un secretario general del PSOE en una posición lo más débil posible". 

Sin embargo, "la estrategia de Sánchez y su equipo está marcada: un éxito de Iceta, no digamos ya si lograse alcanzar por carambolas del destino la presidencia de la Generalitat, representaría un auténtico trampolín de cara a las aún lejanas generales". 

 

Y es que "superada con éxito la herida de un Podemos que se deshace como un terrón de azúcar en un vaso de agua, el PSOE tiene que hacer frente a la grieta que le ha abierto C´s sirviéndose de las veleidades de su marca hermana catalana con el nacionalismo, que les destrozaron en Cataluña y les hicieron un daño enorme en toda España".

No se puede olvidar que "en las elecciones que ganó José Luis Rodríguez Zapatero en 2008 los resultados en Cataluña fueron determinantes para la victoria del PSOE. Carme Chacón logró 25 escaños y más de 1,6 millones de votos. Hoy en la Carrera de San Jerónimo únicamente toman asiento 7 representantes del PSC". 

Por eso "Sánchez sabe que si desea hacer realidad su sueño de pisar La Moncloa como su inquilino, sólo le vale un triunfo electoral en Cataluña, a ser posible como el protagonizado por el socialismo en los tiempos de Zapatero. Y a ello juega de la mano de Iceta". 

 

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia