01 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Gobierno de Sánchez se echa a temblar con el ultimátum de la baronesa Thyssen

La baronesa Thyssen está muy enfadada con el actual Gobierno

La baronesa Thyssen está muy enfadada con el actual Gobierno

Harta de esperar una negociación pendiente desde hace años, Carmen Cervera está dispuesto a mantener el pulso con el Ejecutivo y le ha lanzado una amenaza que puede resultar devastadora.

Las relaciones entre la baronesa Thyssen y el Gobierno de España a cuenta de la valiosísima colección de pintura que se expone en el museo permanente de Madrid siempre han resultado delicadas. Pero tras la salida de España del cuadro 'Mata Mua' de Gauguin, la situación se ha tensado al máximo y Carmen Cervera ha lanzado un verdadero ultimátum al Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Cervera se ha confesado al respecto a María Eugenia Yagüe y en las páginas de El Mundo ha descrito, con toda crudeza, el estado de las cosas tras un verano frenético, en el que ha pasado más tiempo con sus abogados que con su familia: "Cada ministro de Cultura con el que me toca negociar es distinto pero ya está bien de perder el tiempo. Un día de éstos tengo que ir a Madrid para reunirme con el nuevo titular de Cultura. No conozco a José Manuel Rodríguez Uribes, pero el último plazo para negociar que mis cuadros se queden en España es el 30 de septiembre, veremos a dónde llegamos. Si no, me los llevo, me voy".

 

La viuda del baron Thyssen lleva negociando el futuro de las 429 obras de su colección privada con los distintos ministros de Cultura de gabinetes de todo signo político. Al parecer tenía un acuerdo prácticamente hecho con José Guirao, pero Sánchez lo sacó del Consejo de Ministros en enero y con el nuevo titular todo arranca de cero.

El trato con Guirao, según se explica en El Mundo, consistía en que la baronesa percibiría un alquiler de 7 millones de euros anuales durante 15 años; podría sacar obras temporalmente fuera de España para distintas exposiciones y podría vender tres cuadros, sendas obras de Monet, Hooper y Degas, pero la estrella de la colección, el Mata Mua, se quedaría en Madrid.

Sin embargo, el nuevo parón en las negociaciones ha dado lugar que la baronesa, en plena pandemia, se llevara la obra de Gauguin para exponerla en un museo fuera de España durante unos meses. Una decisión que, aunque legal, devalúa mucho la colección que se expone en Madrid, según todos los expertos.

 

"Llevo años prestando de forma gratuita y dándoles muchos beneficios. Me han dicho que sólo con mi colección, no la de mi marido, les hago ganar entre 8 y 9 millones anuales. Nunca he pedido un céntimo de los libros y publicaciones que editan sobre mis cuadros. Nunca me han dado nada en concepto de dietas y viajes por asistir a reuniones del patronato, del que soy vicepresidenta, o a la inauguración de exposiciones en el museo. Tampoco lo he pedido, pero ahora ya me he cansado. Me pedían tres meses más de prórroga y he dicho que no", zanja contundente Cervera.

 

Comenta esta noticia