28 de octubre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los secretos de Lina Morgan al descubierto: el nombre del gran amor de su vida

Mucho se ha especulado sobre la vida sentimental de La Tonta del Bote. Pero poco se ha sabido porque su vida privada estaba sellada con resistencia. Hubo dos grandes amores, uno más que otro

 

 

Esta última semana se ha recordado a la cómica más importante del siglo XX en el quinto aniversario de su aniversario. Aquella mañana del 19 de agosto de 2015, María de los Ángeles López Segovia se iba para siempre.

El teatro y la revista perdían a su principal protagonista, Lina Morgan. Para recordarla su mano derecha, su fiel escudero y heredero universal Daniel Ponte accedió a ser entrevistado en el programa Juntos de Telemadrid el día de su aniversario de fallecimento. El propio Daniel contaba que en los últimos meses había realizado un ejercicio de recuerdo y estaba escribiendo unas memorias de “su jefa”. 

Daniel Pontes entró en el emporio familiar como chófer de la familia. Al principio fue la persona encargada de llevar a la madre de Lina Morgan de un sitio a otro. Tiempo después se convertiría en el conductor particular de Lina, su hermana Julia y su hermano José Luis López Segovia, la mente
empresaria de todo lo que cosechó la empresa familiar.

ESdiario ha tenido acceso a parte de la información que podría ver la luz en los próximos meses. Las luces y las sombras de una mujer que hizo reír y que tan sólo lloró en soledad. La vida de Lina Morgan, su gran amor, sus amistades y su segunda vida.

Mucho se ha especulado sobre la vida sentimental de La Tonta del Bote. Mucho se ha especulado pero poco se ha sabido. Su vida privada estaba sellada con resistencia. En la vida de la cómica ha habido dos amores pero principalmente fue uno el hombre de su vida. Nunca ha salido el nombre
porque Lina Morgan lo guardó con recelo, con sigilo y con la máxima discreción.

El hombre por el que Lina Morgan hubiese dado el sí quiero es el empresario taurino José Antonio Martínez Uranga, hombre del mundo del toro y muy considerado en la profesión y en las plazas de toros. Fue el empresario de la Plaza de toros de las Ventas. Lina era taurina al menos en lo que a ambiente festivo se refiere.

Martínez Uranga pertenece a la familia ganadera y empresaria de los Chopera. Aquel amor de Lina Morgan no pudo ser hasta que con el tiempo la relación fue inexistente. Otro tiempo y otras vidas. Y también otras circunstancias. El amor de Lina se quedó truncado y se quedó marcada para siempre. Martínez Uranga tenía un parecido espectacular al de su hermano José Luis a quien amó profundamente hasta el último día de su vida cuando la enfermedad se lo llevó para siempre.

Corría el año 1995. Hubo otro amor en la vida de Lina Morgan pero a mucha distancia del anteriormente señalado. Fue el empresario teatral Julián Esteban, además de productor de cine fue Delegado en España de PoliMax. Julián Esteban fue socio de Luis Méndez en el mundo teatral.

Lina Morgan cosechó un gran imperio de la mano de su hermano José Luis. Grandes joyas que fueron subastadas gran parte en la joyería Ansorena. Cientos de abrigos de piel que algunos se han visto vendidos a precio muy bajo en la zona de Alcorcón donde residen parte del personal de servicio de Lina Morgan. Pocos amigos, según Daniel Pontes dos, estuvieron muy pendientes hasta el último día de su jefa, uno fue el actor José Sacristan y la otra fue la periodista Natalia Figueroa, mujer de Raphael.

No correrán la misma suerte en el libro otros nombres propios que durante años han asegurado que mantuvieron buena relación con Lina Morgan, tal es el caso de Raúl Sénder y Enrique Cornejo, según Pontes. Pero fuentes consultadas por ESdiario confirman que Cornejo y Sénder fueron dos grandes amigos a los que se les impidió tener relación con Lina en los últimos ańos de su vida.

Las memorias de Lina Morgan ya están en el “horno” y todo parece indicar que generarán la misma polémica que suscitaron en su momento las memorias de Alfredo Landa.

Comenta esta noticia