07 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cómo conseguir la vitamina D que nos hace falta

Aunque la principal fuente de vitamina D es el sol, algunos alimentos nos aportan dosis interesantes

La vitamina D es fundamental para mantener la buena salud de nuestros huesos, reforzar nuestro sistema inmunológico y evitar enfermedades como el raquitismo. El problema está en que, al contrario de lo que ocurre con el resto de las vitaminas, que obtenemos fundamentalmente a través de la alimentación, esta se sintetiza a través de la piel y a partir de la acción que sobre esta ejercen los rayos solares, así que no nos engañemos: la principal fuente de vitamina D es el sol, por lo que , a pesar del confinamiento, debemos procurar recibir nuestra dosis diaria de luz solar de forma directa y no a través de los cristales ya que estos no permiten que pasen los rayos ultravioleta de tipo B, que son los que provocan la reacción deseada. 15 minutos al día son suficientes siempre que los complementemos con una serie de alimentos que también nos pueden aportar cantidades de esta vitamina con los que contrarrestar la menor cantidad de sol que podemos recibir en esta situación especial.

1- El aceite de hígado de bacalao

Antiguamente nuestras abuelas lo utilizaban para fortalecer a los niños que presentaban una constitución más frágil. Hoy sabemos que además de vitamina D nos aporta ácidos grasos omega-3 y una apreciable cantidad de vitamina A. Puedes conseguirlo en farmacias en forma de líquido o cápsulas.

 

2- Pescado azul y marisco

Si hablamos de pescado, hay que apuntar en primer lugar el salmón y las sardinas, que además son una fuente importante de proteinas. En cuanto al marisco, los de concha como almejas, ostras, navajas y mejillones también son muy recomendables por la cantidad de vitamina D que contienen y que también encontramos, aunque en menor medida en gambas y langostinos.

 

3- Huevos

Concentran cantidades importantes de esta vitamina, aunque, atención, sólo en la yema por lo que si hacemos tortillas únicamente de claras, no estaremos aprovechando este potencial.

 

4- Hígado 

Aunque el de todos los animales contienen vitamina D, los más interesantes en este caso son los de ternera, pollo y conejo. Los de cerdo y cordero son demasiado grasos, así que evítalos

 

5- Aguacate

Esta fruta entra dentro del grupo de súper alimentos por su aporte de ácidos grasos saludables, vitamina A y vitamina D. Además su Ph es más alto que el del coronavirus por lo que en países como Camboya o Corea del Sur lo recomiendan las autoridades sanitarias como prevención ante el contagio

 

 

6- Lácteos

En este caso vamos a buscar los que no son desnatados ya que al ser liposoluble, la vitamina D se encuentra en  la grasa de la leche , yogures y quesos.

 

7- Champiñones

Es curioso porque a pesar de cultivarse en la oscuridad, son capaces de trasformar los rayos ultravioletas del sol en vitamina D. Es más, siguen haciéndolo una vez cosechados por eso, cuando los compres y antes de utilizarlos en tu cocina, ponlos un ratito al sol para enriquecerlos un poco más. 

Comenta esta noticia