22 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Rufián justifica la agresión al hombre con una bandera española por su camiseta

La víctima de la agresión, con la cabeza ensangrentada

La víctima de la agresión, con la cabeza ensangrentada

El diputado de ERC no condena la agresión, la justifica señalando la ideología supuestamente ultra del agredido y remata el día tildando de "delincuentes" a los policías de Jusapol.

Increíble pero cierto: agredir salvajemente a un ciudadano tirándole por las escaleras del Metro de Barcelona no merece condena si la persona en cuestión lleva una camiseta inadecuada, aunque no haya hecho nada. Ésa es la reflexión de Gabriel Rufián y de otros iconos del independentismo. Ya pasó con Víctor Laínez, asesinado a patadas por un antisistema de Zaragoza cuando iba vestido con unos tirantes con la enseña española.

Pero primero, los hechos.  Una persona anónima agredió este sábado a un hombre que llevaba una bandera de España en la parada de Metro de Urquinaona en Barcelona, empujándole por las escaleras, sin que se haya podido identificar al agresor.

 

La Guardia Urbana fue requerida por la agresión a las 14.15 horas en la estación de Urquinaona, donde han asistido a la persona y han abierto diligencias, aunque han traspasado la investigación a los Mossos d'Esquadra, que aún no han registrado denuncias.

El hombre herido en la cabeza ha requerido una sutura y ha sido trasladado en estado leve al Centro de Atención Primaria Manso, tras lo que se le ha dado el alta. Al parecer, venía de la manifestación de Jusapol en la que se pedía equiparación salarial para la Policía Nacional, desarrollada en la Ciudad Condal entre medidas de seguridad y enfrentamientos entre los Mossos y los Comités de Defensa de la República (CDR), que habían intentado boicotear la protesta.

Sin condena

En ese contexto se produjo la brutal agresión, que dejó a la víctima ensangrentada y con heridas visibles en el rostro pero, sorprendentemente, no mereció la condena unánime que los hechos reclamaban.

Y es que el diputado de ERC Gabriel Rufián justificó la agresión destacando la camiseta que llevaba la víctima, de color negro y al parecer dedicada al grupo Arjuna, al que el político relaciona con la ideología nazi.

 

 

Para Rufián, esa camiseta explicaría la agresión, pese a que no se conoce nada que relacione al agredido con ningún incidente previo violento pese a ir vestido con los  colores de un grupo musical residual y desconocido que, efectivamente, suele ser incluido en el epígrafe de música nacionalsocialista junto a otras bandas igual de clandestinas como Impertinencia o Jolly Rogers.

Por si había alguna duda, el dirigente de ERC no sólo cargó contra el damnificado del empujón, sino también contra Jusapol por convocar una concentración que, a ojos del separatismo, coloniza Barcelona de fuerzas de seguridad represoras. En este caso, Rufián llegó a tildar de "delincuentes" a los miembros de una organización que sólo pide retribuciones salariales como las de los Mossos.

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP