02 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
  • Mar Yuste

    Mar de Amores

    Es más divertido contar la vida de los demás, que la propia. Las venturas y desventuras y, sobre todo, los secretos de nuestros famosos patrios. ¿Qué intentan ocultar? La periodista Mar Yuste nos desvela ese punto de vista “mortal” de nuestras celebrities. Cómo no, tocando esa vena maruja que todos llevamos dentro.

Escabrosos detalles sobre los supuestos amantes de Dulce en Cantora

Dulce durante su participación en Supervivientes

Dulce durante su participación en Supervivientes

La niñera sabía, a medias, dónde se metía cuando entraba a concursar en Supervivientes. Su vida íntima aireada gracias a propios y extraños. Eso sí, le sirven en bandeja las exclusivas.

Esa parte del refranero popular que dice que lo mejor es lavar los trapos sucios en casa, parece que ha caído en el olvido en la familia Pantoja. Bueno, en el clan de Isabel y en los que han estado ligados alguna vez a su vida.

Cada vez queda más palpable que entrar en el círculo de íntimos –ya sea como trabajador, amante o amigo- de Isabel, Kiko o Chabelita es muy rentable. Que se lo digan a la eterna niñera de Isabel Pantoja junior, a Dulce Delapiedra, que ha pasado de trabajadora de Cantora a personaje del colorín.

Que se lo digan a la eterna niñera, Dulce, que ha pasado de trabajadora de Cantora a personaje del colorín.

Al más puro estilo de lo que consiguieron Amador Mohedano y Rosa Benito tras la muerte de Rocío Jurado, Dulce ha logrado convertirse en protagonista por sí misma. Y teniendo en cuenta que no se sabe ni la mitad de lo que esta mujer ha vivido y visto después de tantos años en la finca que fue de Francisco Rivera Paquirri, vamos a tener Dulce para rato.

Desde que cruzó la delgada línea del anonimato que da el no hablar de tus empleadores, Dulce ha aprendido mucho. Sabe que todavía tiene un filón en todo lo que puede desgranar de Isabel Pantoja y ha empezado a hacerlo ya. Aunque no es la única que sabe aprovecharlo.

Ciertos hombres

Aunque fue Dulce la que dio el primer paso hablando de ciertos episodios en Cantora, a lo demás están colaborando otras personas. Ellas se apuntan el tanto, el cheque y le dejan la pelota perfectamente colocada para que Delapiedra la remate al volver de la isla. Eso sí, los movimientos de Dulce siempre con el beneplácito de su niña, Isabel Pantoja junior, que la está apoyando en todo, incluso por encima de su madre Isabel.

Entre las perlitas que hemos podido oír en los últimos días se encuentran algunas muy jugosas. Entre ellas, que Isabel Pantoja, después de verla tontear con un hombre en Cantora, le vino a decir que de novios e hijos, nada de nada. No le estaba permitido porque, en creencia de la madre de Kiko, no podría ejercer bien el trabajo para el que estaba contratada por, nos aseguran, unos 900 euros al mes.

Por eso, supuestamente, Dulce se tuvo que buscar otros hombres. Superada su supuesta atracción por el tito Agustín, puso en el punto de mira a algunos muy cercanos. Si no salía de Cantora, ni para disfrutar de sus vacaciones, lo lógico es que encontrase dentro lo que buscaba.

Entre ellas se señala a Fosky, el que fuera el hombre de confianza y chofer de Isabel. Una relación que, según nos confiesa el mismo ex marido de Pepi Valladares, duró un mes. Una infidelidad de la que Pepi se enteró cuando ya se había separado de Fosky.

Al chofer hay que sumarle el ahora sí, ahora no, el quiero y no puedo de Julián Muñoz y Dulce. Los cercanos dicen que Muñoz se encaprichó de la niñera y que ésta le rechazaba continuamente. Algo que pudo costarle el puesto a Dulce y que, como contamos en EsChismografo, Pantoja nunca confirmó, pero tampoco negó.

Lo que está más que demostrado es lo rentable que le está resultando a Telecinco la participación de Dulce en Supervivientes. Y lo que queda por venir…

Comenta esta noticia