10 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La utilización de Rajoy sin su permiso eleva al máximo la tensión en el PP

Se acerca la hora de que los compromisarios hablen.

Se acerca la hora de que los compromisarios hablen.

Los de Casado y Cospedal dicen tener la prueba definitiva de que el equipo de Soraya está usando el nombre del aún presidente del partido para presionar a los compromisarios y sumar votos.

"Te llama alguien del equipo de Soraya para convencerte. Y durante la conversación te deja caer: 'Ya sabes con quién está el presidente...'". 

Describe esta situación uno de los 3.084 compromisarios del PP que el sábado tendrán la última palabra, a propósito de la "instrumentalización" del nombre de Mariano Rajoy que Pablo Casado denunció abiertamente este martes por parte de los de Sáenz de Santamaría.  

A oídos de Casado, y también a los de María Dolores de Cospedal, había llegado que los sorayos estaban utilizando la figura de Rajoy para sumar compromisarios. Por supuesto sin conocimiento ni mucho menos el consentimiento del aún presidente de los populares.

Y tanto uno como otra, ahora unidos para derrotar a la exvicepresidenta, creen que sus sospechas han quedado confirmadas al ver la portada de este martes de El Mundo; según la cual Rajoy llamó a Cospedal tras la primera vuelta para pedirle una lista de unidad con Sáenz de Santamaría

El rastro de esa portada lleva directamente, según los de Casado y Cospedal, al equipo de Soraya, convencidos de que su rival está invocando el nombre de Mariano Rajoy porque va por detrás y quiere ganar votos. 

Este martes la propia secretaria general desmintió con rotundidad que el -todavía- líder del PP le pidiera que se integrara en la candidatura de Sáenz de Santamaría. Y Casado reiteró su convencimiento de que Rajoy está manteniendo una "exquisita neutralidad". 

Desde el equipo de la exvicepresidenta, no obstante, también negaron cualquier intervención de Rajoy. "Si dice que no se mete, no se mete. Hay que guardarle un respeto", señalaron en una reunión con periodistas en Génova 13. Puro "postureo", a decir de sus rivales. 

No hay constancia en absoluto de que Rajoy haya faltado a su palabra en favor de una de las candidaturas, la de Soraya, pero sí hay compromisarios que aseguran haber sido presionados usando el nombre del presidente del partido. 

De Rajoy se dijo primero que su candidato era Alberto Núñez Feijóo, y cuando éste dio un paso atrás y Sáenz de Santamaría se presentó, se dijo que era ella. Desde entonces su supuesta preferencia ha sido un runrún constante, pero nadie ha podido probar que esté moviendo sus hilos. 

Lo único cierto es que el grueso de su equipo en La Moncloa está con la exvicepresidenta. Empezando por su exjefe de Gabinete, José Luis Ayllón, y siguiendo por la exsecretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro, y varios de sus asesores, como Sergio Ramos y Pilar Marcos

Eso y que Rajoy pretende ir con pies de plomo en su discurso de despedida del viernes para que nadie lea entre líneas un apoyo al uno o la otra. 

Los números no cuadran

Se acerca la hora de la verdad y por fin este martes Sáenz de Santamaría y Casado tuvieron un encuentro a solas que venían posponiendo desde la semana pasada.

Por espacio de unos 40 minutos ambos estuvieron a solas en un despacho de la sede del PP, aunque la reunión no sirvió para acercar posturas. Ella quiere que el exportavoz del partido presente la bandera blanca y se sume a su lista, pero él está convencido de que va por delante y por tanto no quiere ni oír hablar de un pacto antes de la votación.

Soraya dice tener el 60% de los votos asegurados. Casado, el 65%. Ergo, algo falla

La situación de este martes en Génova 13 rozó el surrealismo. Mientras los dos oponentes se reunían a solas, el equipo de Sáenz de Santamaría mantenía en la misma sede un encuentro con los periodistas para contarles que tienen asegurado el respaldo de más del 60% de los compromisarios y que ganarán por más de 15 puntos. 

Acto seguido salieron los de Casado para subir la apuesta y afirmar que ellos cuentan con el 65% de los compromisarios, y subiendo. Las cifras no cuadran, pero cuadrarán el sábado a eso de las 13 horas, cuando se proclame el resultado. 

Comenta esta noticia