19 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Rubalcaba se "suma" a Guerra y empuja a sus fieles contra el "ridículo" Sánchez

Rubalcaba y Soraya Rodríguez cuando el primero lideraba el PSOE.

Rubalcaba y Soraya Rodríguez cuando el primero lideraba el PSOE.

La exportavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, habla claro sabedora que con Sánchez su carrera política está próxima a terminar. Y el "relator" catalán ha provocado está reacción.

Algo se mueve en el viejo PSOE, el del Antiguo Testamento, el que ya se movilizó discretamente para evitar un pacto entre Sánchez y el independentismo que, finalmente, no pudo frenar. Con Felipe González como símbolo de aquel partido crucial en la estructuración de la España democrática, dos de sus acompañantes históricos, representantes de las dos grandes corrientes de los 80 y 90 (renovadores y guerristas) han saltado a la palestra para frenar la nueva deriva de Moncloa.

Guerra y Rubalcaba, de distinta manera, encabezan una lista de detractores -que ya lo eran de Zapatero- plagada de nombres históricos: Leguina, Corcuera, Ibarra o Eligio Hernández,  colaborador de ESdiario, por citar cuatro entre cien con vitola en su militancia.

La razón

Ferraz y La Moncloa se han conjurado este miércoles para tratar de atajar, con avisos, advertencia y amenazas latentes, las voces internas que claman por la última y cuestionada cesión de Pedro Sánchez al independentismo. el más que polémico "relator" entre el Gobierno y los partidos catalanes.

La propia vicepresidenta, Carmen Calvo, se ha visto obligada a comparecer para lanzar desde Moncloa un mensaje a los barones, con Emiliano García Page a la cabeza, a los que acusa de"desconocimiento" para reprocharles sus críticas al papelón del presidente tras el anuncio de este martes. Todos ellos, candidatos en mayo, en pánico por este nuevo golpe a sus votantes tradicionales.

 

Una de las socialistas que más claro ha hablado en estas últimas horas ha sido Soraya Rodríguez, la extensión de Alfredo Pérez Rubalcaba en el Congreso -fue su portavoz parlamentaria- y uno de los pilares de la candidatura de Susana Díaz a la Secretaría General del PSOE hace un año. Habla claro ya que  sabe que Sánchez ya le ha puesto la cruz en las próximas listas electorales.

Rodríguez ha alzado la voz la primera este miércoles. Para hacer público su desacuerdo con la figura del "relator", asegurar que es un "error" y advertir de que "ninguna democracia del entorno lo entenderá". Y, tirando de cierta ironía., invita a Sánchez a decirle "de forma muy clara" a los independentistas de ERC y PDeCAT "que No es No".

"Ninguna democracia de nuestro entorno va a entenderlo, porque ningún Estado acepta un tercero para resolver un problema con una parte de su Estado, ya que el único marco es nuestra Constitución", ha explicado Rodríguez  en declaraciones en el Congreso.

El "relator"

Así, la diputada ha asegurado que con la aceptación de esta figura se da la oportunidad a los independentistas de argumentar que "la democracia española es sólida no es verdad porque hemos nombrado un relator".

Igualmente, Rodríguez -que sigue manteniendo contacto permanente y privilegiado con Rubalcaba- ha reiterado que se trata de un "gravísmo error" ya que el Gobierno "representa a todos los españoles" y "no puede comprar el marco mental de los independentistas".

Por otro lado, preguntada por las voces disidentes dentro de su partido, Rodríguez ha apuntado que el debate "es bueno" y ha añadido que el "enorme" reto como país es la defensa de una integridad territorial dentro de un marco constitucional y estatutario. "No creo que nos salgamos de él, pero creo sinceramente que pueda haber decisiones que supongan un antes y un después", ha enfatizado. Un después que amenaza a miles de candidatos del PSOE  que tiene cita con las urnas en mayo.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP