26 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Como el plan de Sánchez no cabe en esta democracia, cambia la democracia

Pedro Sánchez, pudiendo más que España

Pedro Sánchez, pudiendo más que España

El pacto con Bildu es para largo: el desconocido PSOE de Sánchez ha renunciado a representar a mayorías a cambio de obtener con quien sea y como sea la mayoría en el Congreso.

 

Hay que tener mucho cuajo y muy pocos escrúpulos para firmar acuerdos con Bildu y participar luego en una carrera virtual organizada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo. O para denigrar a VOX y al PP y ensalzar al partido de Otegi, el tipo que estaba en la playa con su familia mientras sus colegas asesinaban a Miguel Ángel Blanco.

Pero eso es lo que han hecho el ministro Ábalos y el ministro Marlaska, difundiendo incluso este último su imagen, tan pancho, con un dorsal de la AVT unas horas después de que su Gobierno convirtiera a Otegi en socio preferente o de que se supieran algunas de sus (múltiples) vergüenzas.

Sánchez ha trasladado en su mandato a 105 terroristas, incluyendo a etarras que acumulan 90 delitos de sangre. Uno de ellos es Txapote, ese matarife que participó en los asesinatos de Miguel Ángel Blanco o Fernando Múgica y que, cuando se sentaba en el banquillo, miraba desafiante, insultante, chulo como él solo, al juez y hasta a los familiares de sus víctimas.

Irreconocible

Ninguno de ellos ha colaborado con la Justicia en aclarar los 378 crímenes que, a estas alturas, siguen sin respuesta. Con esto ha pactado Sánchez. Y con este quiere seguir pactando por los siglos de los siglos.

Porque, y ésta es la gran lección de todo lo que está pasando, este PSOE irreconocible ha hecho su apuesta definitiva. No es frenar la pandemia, que está desbordada y provoca un 11M cada día. No es tampoco combatir la crisis económica, que golpea a España como a ningún otro país de la OCDE.

Como los planes de Sánchez no caben en la democracia; lo que Sánchez intenta es cambiar la propia democracia

No no, nada de eso. El plan es asegurarse el poder y conservarlo al precio que sea los próximos años. Y para eso se entrega medio Gobierno a Podemos, que es igual que Bildu pero en toda España. Y se pacta con Bildu, que tiene de jefe al mismo que tenía Batasuna. Y se indulta a Junqueras.

 

Y como el contraste entre el drama que vive España y las decisiones que toma el Gobierno es tan escandaloso… además se intenta esconder todo ello asaltando el Poder Judicial; creando un Ministerio de la Verdad; coaccionando a la Corona o acabando con los controles con seis meses de Estado de Alarma.

No nos engañemos: se está cambiando a marchas forzadas el Estado de Derecho porque ese plan es incompatible con él. Y como la democracia no cabe en esta hoja de ruta liberticida y repugnante; lo que se cambia es la democracia. Ése es el proyecto de Sánchez, y quien no quiera verlo necesita, más que un oculista, un telescopio de la NASA.

Comenta esta noticia
Update CMP