Vox deja en evidencia a Podemos y Compromís por no apoyar a la Policía Nacional

Mario Ortolá

Mario Ortolá

Una iniciativa de Vox de reconocimiento a la Policía Nacional logra el apoyo de 25 de los 29 concejales del Ayuntamiento de Alicante. Solo Unides Podem y Compromís se opusieron.

Como nos tiene acostumbrado, el portavoz de Vox, Mario Ortolá, volvió a dejar en evidencia a lo que él llama izquerda comunista y separatista, en referencia a Unides Podem y Compromís. Esta vez, la 'trampa' era una declaración institucional en la que el partido de derechas proponía manifestar el agradecimiento a la Policía Nacional de Alicante por su extraordinaria labor en la salvaguarda de la seguridad de todos y el rechazo y condena a los ataque sufridos por ésta ante la intervención del pasado 2 de junio en el barrio de Colonia Requena, uno de los barrios más conflictivos de la Zona Norte de la ciudad.

No parece que la iniciativa gustara demasiado a la izquierda, aunque el PSOE vio claro desde el primer momento que debía apoyar la declaración. Mientras tanto Vox disfrutaba haciendo valer ese sentimiento 'nacional' que traslada a casi todas las propuestas que plantea. PP y Ciudadanos también apoyaron la declaración institucional dejando fuera de juego a los dos partidos supuestamente más radicales del salón de plenos. Pero hubo más cera en una sesión de más de casi  siete horas.

Y es que el tercer pleno vía telemática del Ayuntamiento de Alicante rechazó la creación de una comisión para investigar posibles irregularidades en un polémico contrato promovido por la Concejalía de Cultura, dirigida por Antonio Manresa (Ciudadanos).

La comisión había sido propuesta por Unides Podem y ha contado con el respaldo de un total de 13 concejales de esta formación, así como del PSPV-PSOE y Compromís. El equipo de gobierno (Partido Popular y Ciudadanos) se ha unido a Vox y han rechazado su constitución.

La iniciativa buscaba esclarecer irregularidades en la contratación de un servicio de asesoría externa promovido por la Concejalía de Cultura para impulsar la difusión de la programación de la ciudad en medios de comunicación especializados por 15.000 euros más IVA, el precio máximo fijado para este tipo de contratos.

El concejal del área, Antonio Manresa ha aprovechado su intervención en el pleno para recalcar que se ajusta a la legalidad, desmintiendo las voces que apuntan a que habría sido "a dedo", y ha subrayado que la solicitud se realizó en mayo.

El servicio del contrato en cuestión comenzó a prestarse el 1 de junio, coincidiendo con la baja de maternidad de una trabajadora interna adscrita a la Concejalía. El propio alcalde, Luis Barcala (PP), defendió ante los medios que buscaba cubrir esa falta de personal, algo que hoy ha desmentido el propio edil Manresa.

Compromís ha comunicado en el pleno que va a solicitar la comparecencia de Barcala para aclarar esta contradicción. Mientras tanto el PSOE de Paco Sanguino y Unides Podem analizan si llevar el asunto ante la justicia. 

Algo también llamativo sucedió cuando en una desclaración de urgencia la oposición afeó la gestión en la Concejalía de LGTBI, de la vicealcaldesa Mari Carmen Sánchez. La líder naranja ha sido incapaz de consensuar una declaración institucional conjunta con el resto de partidos con motivo del Día Internacional del Orgullo LGTBI 2020. La novedad, fue que presentó por vía de urgencia una iniciativa calcada a la realizada por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) en 2019. Un despropósito.

Comenta esta noticia