24 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La presión del PSOE no hace mella en CS: no habrá moción de censura a Ayuso

Isabel Díaz Ayuso e Inés Arrimadas, en la Puerta del Sol

Isabel Díaz Ayuso e Inés Arrimadas, en la Puerta del Sol

El PSOE no desiste en su intento de entrar en la Puerta del Sol como sea y, aunque la tirantez entre PP y Cs ha crecido, la ruptura nunca llegará. Ésta es la historia completa.

"Para ser vicepresidente de Gabilondo, apoyado por Podemos, ¿le merece la pena una moción de censura que le situaría donde ya está?". La frase es de un alto cargo del PP de la Comunidad de Madrid, se dirige a Ignacio Aguado y refleja la tensión existente, durante semanas, con Ciudadanos.

Algo que ha crecido con la "crisis de las residencias" y con una especie que también corrió como la pólvora: mejorar la oferta y, con tal de echar a Isabel Díaz Ayuso, dar paso al líder naranja como presidente. Podemos hizo correr esa posibilidad, que en realidad nunca estuvo en la mente del PSOE: si había moción, la presidencia tenía que ser para uno de los suyos.

Para Gabilondo, al que los propios socialistas llevan tres años jubilando sin éxito, pero si no para uno de los suyos. SU secretario general y Delegado del Gobierno, el matemático del PSOE, lo dijo en una charla con 30 alcaldes socialista el martes, de la que no hay copia pero que tampoco han desmentido oficialmente:

"Si Ayuso es imputada por cohecho impropio por el tema del apartamento, habrá que conseguir que Ciudadanos apoye una moción de censura", les espetó, asegurando que en la cúpula naranja sí se estaba de acuerdo en esa operación.

 

La realidad es mucho más prosaica, sin embargo. Aunque Ayuso y Aguado no viven su mejor momento de confianza recíproca, la sangre nunca llegará al río.  Tampoco esas acciones legales por el uso de un apartahotel de Kike Sarasola que pagó de su bolsillo.

"No hay moción de censura que valga". Punto. La cita es oficial de Ciudadanos, y así se lo ha trasladado el propio Aguado a Ayuso en varias ocasiones, consciente de que cualquier otra opción sería un hara kiri.

"Salvo que registraran la moción como Sánchez con Rajoy, sin dejarle tiempo a reaccionar, Ayuso la frenaría convocando Elecciones, en las que subiría mucho y lo saben todos", explican fuentes populares a ESdiario, convencidas también de que la legislatura durará y de que la presión de la oposición, no obstante, será similar a la que Esperanza Aguirre sufrirá durante años.

Un "invento" del PSOE

El flanco débil de la negativa de Cs a apoyar al PSOE en su ensoñación no está en Aguado, pues, "al que un día tildan de socialdemócrata y otro de facha", dicen con sorna en su entorno para lamentar la catarata de improperios que recibe de todos los flancos.

Pero sí puede estarlo en Inés Arrimadas, más partidaria de extender sus acuerdos con Pedro Sánchez a ámbitos donde, hasta ahora, gobiernan en coalición PP y Cs: Madrid, Andalucía y Castilla y León. Eso es, al menos, lo que sostiene el PSOE. Pero también parece más un deseo que una realidad, aunque los pactos para renovar el Estado de Alarma hayan reactivado ese mensaje.

Aguado ni quiere ni querrá una moción de censura. Y Arrimadas irá a un mitin conjunto con Casado en Galicia

 

Tampoco parece probable. Arrimadas no piensa en eso. Y a buen seguro que, de hacerlo, la disuadirían dos de sus mejores amigas personales en Madrid: la consejera de Cultura, Marta Rivera de la Cruz; y la vicealcaldesa, Begoña Villacís. La relación entre las tres no es solo política, e incluso con agendas complicadas, suelen quedar a comer y a conversar.

Casado y Arrimadas

Pero no haría falta su intervención: la presidenta de CS no respalda el "asalto" a la Puerta del Sol. Ni tampoco a los gobiernos andaluz y castellanoleonés. "Está centrada en recuperar la utilidad de Ciudadanos y en atender a su bebé, que le reclama toda su atención", explican en su entorno.

Quizá la imagen que vaya a enterrar del todo las ilusiones del PSOE, y con él de Podemos y Más Madrid, se vea muy pronto: en Galicia, antes del 12 de julio, se celebrará un mitin conjunto de Pablo Casado con Inés Arrimadas, ambos al lado de Alberto Núñez Feijóo y, tal vez, de Beatriz Pino, la periodista gallega conocida por Telemadrid que ahora encabeza a los naranjas en tierras de Breogán.

 

Comenta esta noticia