23 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Messi llega a entrenar antes de tiempo, pero con una semana de retraso

Leo Messi, con la tercera camiseta del Barça, en compañía de Ansu Fati y De Jong.

Leo Messi, con la tercera camiseta del Barça, en compañía de Ansu Fati y De Jong.

Tres días después de que Messi se echara para atrás y decidiera seguir en el Barça, el argentino está entrenando en Can Barça aunque sin ver ni a Koeman ni a sus compañeros.

72 horas después de decir digo donde dijo diego y de anunciar que se quedaba en el Barcelona, Leo Messi se ha incorporado a los entrenamientos. Lo ha hecho una semana después de que lo hicieran sus compañeros de equipo y después de 10 días de tener a los aficionados culés y a medio mundo futbolístico con el corazón en un puño. 

Leo Messi se sometió en la tarde de ayer en su domicilio a una prueba PCR y hoy mismo ha llegado el primero, sobre las cuatro, al entrenamiento que Ronald Koeman tiene proyectado para las cinco y media. Será el reestreno del argentino, desaparecido en combate desde el humillante 2-8 ante el Bayern y que hace dos semanas revolucionó el planeta fútbol enviando un burofax para certificar que se marchaba del Barça. 

 

Como todo el mundo sabe ya a estas alturas, Messi tuvo que dar marcha atrás para evitar un litigio judicial con su club y ahora no le queda más remedio que regresar a ese equipo que tan infeliz le ha hecho en los últimos tiempos. 

Sin embargo, Messi no verá esta tarde ni a su nuevo entrenador, ni al resto de sus compañeros, ya que el crack argentino deberá ejercitarse en solitario durante unos días antes de entrar en la dinámica de grupo con sus compañeros. 

Entre estos últimos, todavía se encuentran dos de sus mejores amigos dentro de la plantilla, Luis Suárez y Arturo Vidal, ambos con pie y medio fuera del club después de que Koeman les comunicara que no cuenta con ellos. El uruguayo, por el que se interesó el Atlético de Madrid, según contó anoche Antonio Ruiz en El Partidazo de Cope, lo tiene hecho con la Juventus y será compañero de Cristiano Ronaldo a las órdenes de Pirlo y el chileno fichará por el Inter de Milán. Siempre, claro, que el Barcelona les pague lo que resto de sus millonarios contratos (17 y 6 millones de euros, respectivamente), que para eso es el club el que ha decido prescindir de sus servicios con acuerdos en vigor. 

En cuanto a los refuerzos, parece inminente la llegada del holandés Memphis Depay, procedente del Olympique de Lyon, aunque lo única que parece ilusionar al seguidor culé es la espectacular aparición de Ansu Fati, estrella emergente de la selección española con solo 17 años de edad. 

Comenta esta noticia