14 de agosto de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Así es la nueva vida de Froilán, más secreta y muy pendiente de su abuelo

El sobrino mayor del Rey ha cumplido 22 años

El sobrino mayor del Rey ha cumplido 22 años

El sobrino del Rey acaba de cumplir 22 años y en los últimos meses ha llevado a cabo una transformación radical, tanto en el lado sentimental como en sus estudios y en su vida social.

Froilán, el primogénito de la Infanta Elena y cuarto en la línea de sucesión al trono, ha cumplido 22 años con un cambio radical de vida. Su hermana Victoria Federica es la que se lleva todas las miradas, la que más interés causa socialmente. Froilán, quién lo iba a decir, se encuentra en un segundo plano, no es protagonista de la crónica social, disfruta de su soltería y se conduce con suma discreción en sus estudios.

Nada que ver con lo que sucedía hace apenas un año, cuando estana en pleno apogeo su noviazgo con la ahora influencer y heredera del imperio El Pozo Mar Torres. La pareja acababa de regresar de Miami, donde habían hecho unas prácticas juntos tras acabar el curso en el International College Of Studies (CIS), la universidad privada de Madrid donde ambos estudian a razón de 20.000 euros el curso.

 

Todo parece apuntar a que su relación, que iniciaron de adolescentes cuando estaban internos en el internado de Sigüenza, entre constantes altibajos, iba esta vez muy en serio. Pero la decisión en noviembre pasado de Mar, completamente trasformada tras sus intervenciones estéticas, de convertirse en influencer y abrir al público su Instagram, puso fecha de caducidad a la relación.

A comienzos de años tomaron la decisión de tomar caminos diferentes: ella se marchó a Murcia, de donde es originaria su familia, que es dueña del grupo alimentario El Pozo, para proseguir con sus estudios. Fue ella misma quien confirmo la ruptura en una exclusiva en portada de ¡Hola! el pasado abril: "Yo tomé la iniciativa, pero fue cosa de los dos. Le sigo queriendo muchísimo".

Froilán, por su parte, se estableció en Londres a finales de enero para realizar unas prácticas organizadas por su universidad. Allí, según cuenta el suplemento LOC de El Mundo, residía con un amigo en un apartamento del centro de la City, hasta que, tras desatarse la pandemia de coronavirus, regresó a España al decretarse el estado de alarma.

Lejos de discotecas y lugares de moda

Pero no pasó el confinamiento con su madre la Infanta Elena en su casa madrileña, sino que se marchó con amigos a una preciosa finca con coqueto hotel rural, Alcuzcuz, en el término malagueño de Benahavís, junto a Marbella. El enclave, donde se suelen alojar muchos famosos, pertenecía al famoso decorador Jaime Parladé, fallecido en 2015, cuyo sobrino Andrés es compañero de universidad de Froilán y buen amigo suyo.

 

Tras finalizar el estado de alarma, el primogénito de la Infanta Elena regresó a Madrid donde se le pudo ver a finales de junio cenando con una joven morena que bien podría ser su nueva pareja.
Sea como fuere, a Froilán se le ha visto más centrado en sus estudios de tercero de Administración de Empresas en el CIS y ha tratado de llevar una vida mucho más discreta, huyendo de discotecas y lugares de moda donde años atrás solía ser cazado por los paparazzi.

Pese a ello, hace pocos días fue sorprendido por unos periodistas que le preguntaron por su abuelo, el Rey Juan Carlos, que es su debilidad y del que siempre ha estado muy pendiente. "Mi abuelo se encuentra muy bien, muchas gracias", dijo, aunque no quiso comentar nada más.

 

Comenta esta noticia