25 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La estabilidad presupuestaria heredada por el Gobierno de Sánchez se tambalea

El PSOE y su gobierno de cristal afrontan su primer escollo, un serio varapalo para las cuentas de España. Sus “socios” se abstienen y el Congreso rechaza la senda del déficit propuesta.

El pleno del Congreso de los Diputados ha rechazado los objetivos de estabilidad presupuestaria y deuda pública para 2019-2021 propuestos por el Gobierno de Pedro Sánchez, que van acompañados del límite de gasto no financiero para 2019, conocido como techo de gasto.

El Gobierno no ha conseguido sacar adelante este viernes la nueva senda presupuestaria ya que solo ha recibido 88 votos a favor, los 84 diputados del PSOE y cuatro del PNV, frente a 173 votos en contra, del PP (134 diputados), Ciudadanos (32), UPN (2), Bildu (2), Foro Asturias (1) y Coalición Canaria (1) y el diputado de Unidos Podemos, Diego Cañamero. Se han abstenido un total de 86 diputados: 66 de Unidos Podemos, los cuatro de Compromís, los nueve de ERC y los siete del PDeCAT.

Durante su intervención en el debate de la nueva senda de estabilidad y el techo de gasto de 2019, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, criticaba este viernes la política de “trinchera” y “pataleta” que rechaza la senda presupuestaria y las abstenciones a los objetivos de déficit porque supondrá un “daño gratuito” a la ciudadanía y perpetuará el “corsé de los recortes”, con un ajuste de unos 18.000 millones de euros y la pérdida de un margen de 6.000 millones.

El Ejecutivo ya avanzó que para este año 2018 augura un déficit del 2,7% del PIB, cinco décimas por encima del objetivo comprometido con Bruselas, y actualizó la senda de estabilidad presupuestaria estimando un déficit del 1,8% para 2019, cinco décimas más que la previsión del Gobierno de Rajoy, del 1,1% en 2020 y de cuatro décimas en 2021, frente a las tres décimas y el superávit, respectivamente, previstos por el Ejecutivo del PP.

La ley de estabilidad presupuestaria, ley orgánica en la que se regula dicho acuerdo, establece que, en caso de que las Cortes no aprueben el techo de gasto, el Gobierno deberá volver a remitir un nuevo acuerdo en un plazo máximo de un mes. Sin embargo, en ningún momento establece que su aprobación sea imprescindible para la aprobación de un proyecto de Presupuestos Generales del Estado, el cual debe ser remitido por el Gobierno a las Cortes antes del 30 de septiembre, según recoge la propia Constitución. De hecho, el presidente aseguró ayer que presentará en tiempo un proyecto presupuestario para 2019 con la senda que plantea, finalmente rechazada por la oposición, o con la anterior de Rajoy.

Comenta esta noticia
Update CMP