26 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Bildu se ríe de la ola de violencia contra Vox, PP y Cs: "Vienen a provocar"

Otegi, entre escenas de violencia de este fin de semana

Otegi, entre escenas de violencia de este fin de semana

La epidemia de coacciones contra los tres partidos del centro derecha, cada vez más intensa, encuentra el silencio del PSOE y la complicidad de Podemos o Bildu.

Quizá el País Vasco y Cataluña sean los únicos lugares de España en los que el culpable de la violencia es quien la sufre y no quien la practica. Al menos para Pablo Echenique, de Podemos, y para Bildu, el partido heredero de Batasuna comandado por Arnaldo Otegi.

Nada mejor que escuchar al senador y candidato de EH Bildu al Congreso Jon Iñarritu, para entender este sorprendente fenómeno de inversión de culpas: este lunes ha afirmado que Vox y Cs vienen a Euskadi a "provocar" y ha acusado a la Ertzaintza de contar con un "sector ultra" en su seno.

En una entrevista concedida a Onda Vasca, Iñarritu se ha referido a los incidentes y protestas muy agresivas desarrolladas este fin de semana en San Sebastián, Bilbao y Errenteria con motivo de la celebración de mítines políticos de Vox y Cs.

 

"Las protestas ante esas provocaciones son legítimas pero lo verdaderamente inteligente es no dar lo que buscan estos grupos viniendo a Euskal Herria, donde saben que no van a obtener ningún representante, pero de cara a dar una imagen al resto de Estado vienen a provocar", ha denunciado con desparpajo.

A su juicio, lo "inteligente" en estos casos es no caer en "provocaciones", de tal forma que "sin criminalizar la protesta cívica y pacífica ante partidos de carácter ultra que van a provocar, es más inteligente no dar esa imagen que buscan". No obstante, ha defendido que "partiendo del derecho a la libertad de expresión, cada uno es muy libre de decir lo que opina y ejercer su derecho de protesta".

Varios episodios

La ola de violencia nace, al menos ideológicamente, de la "alerta antifascista" activada por Pablo Iglesias al conocerse el cambio en la Junta de Andalucía, gobernada por PP y Cs con el respaldo de Vox, y del reiterado mensaje de Pedro Sánchez alarmando con "las tres derechas" y el "peligro" ultra que a su juicio constituyen.

Pero es en las dos zonas más independentistas donde más se agudiza al mezclarse esa lectura con otra de carácter soberanista. En solo unos días, han sufrido ataques, presiones e insultos miembros del PP como Cayetana Álvarez de Toledo; de Vox como Santi Abascal y Rocío Monasterio o de Cs como Albert Rivera e Inés Arrimadas.

Comenta esta noticia
Update CMP