25 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Dacia Duster GLP, la manera más fácil de ahorrar 20€ a la semana

La variante híbrida a gas del SUV compacto más competitivo del mercado es la opción racional de tener un coche para todo, con etiqueta ECO y una economía de uso que lo amortiza en 6 meses.

Dacia es la tercera marca más demandada por los clientes particulares, y el Sandero lleva siendo el modelo número uno en ventas sostenidamente desde 2013, un liderazgo que se basa en la razonabilidad de sus propuestas, que se componen de una gama con la “tecnología” más que probada del grupo Renault en un envoltorio sencillo pero razonable donde la simplicidad de uso es la máxima. Esa fue la razón de compra de la marca rumana por parte del gigante francés, que cuando se hizo con la fábrica en 1999 se encontró unas instalaciones en las que 30.000 empleados fabricaban 100.000 coches al año. 

Ahora 3.000 personas se encargan de producir más de 300.000 coches al año, y aunque en un par de años tendrán un modelo eléctrico, el más barato del mercado aseguran, mientras llega su propuesta de movilidad sostenible pasa por una solución tan sencilla y fiable como es instalar una adaptación para funcionar con Gas Liquado de Petróleo a sus modelos. En Europa este combustible supone el 3% del mercado, unos 8 millones de coches, y aunque en España todavía estamos por debajo del 2%, Dacia copa el 35% de ese nicho. Con un 37% de ahorro en el gasto anual frente a las versiones de gasolina, es una opción que se debe poner sobre la mesa.

 

Sobre todo, si tenemos en cuenta que en el caso del Dacia Duster que nos ocupa, el sobrecoste es de apenas 500 euros, una cifra que con el ahorro semanal que supone el coste del GLP frente a la gasolina (más del 40%) unido a la mayor eficiencia y fiabilidad que consigue su motor tricilíndrico de 100CV hará que en seis meses de uso lo hayamos amortizado al completo si hacemos los 50km al día de media que marcan las estadísticas. La mecánica lleva la etiqueta ECO y cumplirá con la normativa Euro6D full que entra en vigor el año que viene, y al ser turbo se beneficia de un 10% más de par al usarse con gas. Y emite un 10% menos de CO₂ y un 68% menos de NOx.

El Duster GLP se puede usar indistintamente con gasolina o gas, por lo que al depósito de 50 litros de gasolina suma otro de 42 de GLP (de acero ultrarresistente y seis veces más grueso para garantizar la máxima seguridad). Esa dualidad le otorga una autonomía teórica de hasta 1.100km, una cifra que a día de hoy es impensable para cualquiera de los híbridos electrificados con los que compite. El problema, que de las 10.000 gasolineras que hay en España, sólo 690 tienen para repostar GLP, y con la corriente eléctrica imparable que impera habrá que ver si esa red aumenta. El 60% pertenece a Repsol, que es la compañía que más apostó por este combustible.

 

A la hora de utilizarlo los usuarios no encuentran ninguna diferencia entre circular a gas o a gasolina, una acción que se puede cambiar mediante un simple botón en el salpicadero. El depósito de gas va en el hueco de la rueda de repuesto, así que el Duster no pierde nada de habitabilidad, y en sus 4,35m hay espacio de sobra para hasta 5 ocupantes y 445 litros de maletero. Eso sí, siguiendo con la simplicidad de marca que manda, esta variante no está disponible ni con cambio automático ni con tracción 4x4. El motor da de si lo que puede, y con sus 3 cilindros y 160Nm de par está cómodo en ciudad, pero no se le pueden pedir “milagros” en carretera. Los 15.565 euros que se podrán ver en los carteles publicitarios como precio de partida son su mayor reclamo, pudiendo configurar una versión prestige ya bien equipada por 18.365 euros.

Comenta esta noticia