11 de diciembre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Villarejo, el pequeño Nicolás y una insólita carta de la decana de Madrid

Sonia Gumpert, con su candidatura cuando ganó las elecciones al decanato del Colegio de Abogados de Madrid

Sonia Gumpert, con su candidatura cuando ganó las elecciones al decanato del Colegio de Abogados de Madrid

La Decana de los Abogados de Madrid envió una carta a Jorge Fernández Díaz para interceder por unos controvertidos amigos del polémico comisario Villarejo. Esdiario publica la prueba.

La actual decana del Colegio de Abogados de Madrid, Sonia Gumpert, medió por los intereses paralelos a su cargo del excomisario Villarejo ante el exministro del Interior.

En una insólita carta  a la que ha accedido Esdiario, por ser la única ocasión en la que Gumpert se dirigió durante su mandato a Jorge Fernández Díaz, la representante de la abogacía madrileña pide “que se investigue y que depure responsabilidades con el rigor que se merecen” por la denuncia de coacciones, trato vejatorio, desnudo integral y detención ilegal interpuesta por unos abogados del controvertido expolicía, ahora en prisión.

La Decana quiso que el ministro se implicara en una denuncia de dos amigos de Villarejo contra uno de sus rivales

Se trata de los abogados Óscar Jiménez Rubia y David Macías González, contra el comisario Jaime Barrado cuando éste se encontraba investigando al comisario Villarejo, hoy en prisión preventiva, por la llamada operación Tandem, que investiga su entramado millonario de negocios presuntamente ilegales.

La denuncia fue presentada de forma irregular ante el inspector jefe Bonifacio Díaz, adscrito a la dirección Adjunta Operativa dirigida por el polémico comisario Eugenio Pino, investigado por revelación de secretos y encubrimiento al comisario Villarejo en el caso del pequeño Nicolás, y por estafa procesal, alteración de pruebas y falso testimonio en el caso del pendrive de la familia Pujol, donde también se investiga al inspector Díaz.

La citada denuncia fue archivada posteriormente argumentando que las explicaciones de los hechos denunciados por Óscar Jiménez Rubia “no resultaban creíbles”, añadiendo que sus manifestaciones “incurrían en contradicciones en cuanto a la causa de la reunión con el comisario Jaime Barrado”. Igualmente, el Tribunal Superior de Justicia determinó la inexistencia de coacciones, trato vejatorio y desnudo integral de que se acusaba al comisario Jaime Barrado.

Más indicios

Estos hechos denunciados también fueron recogidos en el informe 67/2016 de la comisión judicial que investigaba al pequeño Nicolás y el comisario Villarejo, donde se acredita en base a las grabaciones aportadas por los propios denunciantes y a las irregularidades en la denuncia como en el atestado incoado (se inicia éste casi dos horas antes de recibir la denuncia), que también estaban en poder de la todavía decana Sonia Gumpert, algo concluyente.

 

Carta de la decana del Colegio de Abogados mediando ante el ministro por los amigos del comisario Villarejo

 

Esos hechos denunciados por los letrados eran un montaje urdido por el excomisario Villarejo para desacreditar al comisario Jaime Barrado y apartarlo por la propia investigación seguida contra Villarejo, detenido hace un mes por cohecho y blanqueo de capitales, por supuestamente recibir importantes cantidades de dinero y regalos a cambio de “servicios de inteligencia”.

En unas elecciones muy abiertas, Gumpert quiere que le suceda al frente del Colegio un letrado de su confianza

Según consta en los informes de la comisión judicial del caso Nicolás, Óscar Jiménez Rubia (en el origen de la carta de la decana Gumpert) fue detenido en noviembre de 2014 en la Operación Prima por blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal, junto al líder del grupo, el hindú Sr. Varma, una investigación en la que se han acreditado contactos de ambos con Villarejo.

Y David Macías González es socio de un despacho detrás del cual está el polémico comisario hoy en prisión. De la misma manera, participa del entramado societario que posee el diario digital ‘Información Sensible’, a través de una sociedad interpuesta, y es el letrado de la Asociación Transparencia y Justicia.

Otros casos

Ésta asociación, detrás de la que vuelve a estar Villarejo, se ha personado como acusación en casos relevantes como la investigación al ático de Ignacio González, el incidente de tráfico de Esperanza Aguirre, la operación Campeón donde se investigaba al ex ministro José Blanco, o de nuevo investigaciones contra la familia Pujol.

Sectores de la abogacía madrileña consultados por Esdiario se muestran sorprendidos por la utilización del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid, que celebra elecciones el próximo día 13, “para defender intereses personales de los abogados vinculados al comisario Villarejo, hoy en la cárcel por pertenencia a organización criminal” e investigado en el caso del pequeño Nicolás por ofrecer servicios a través de sus empresas de gestión de crisis en investigaciones policiales y judiciales valiéndose de sus contactos en el ámbito judicial: jueces, fiscales y abogados.

Esos contactos han sido sistemáticamente captados como ponentes o profesores en los masters que ofrece a través de Schola Iuris. Entre esos profesores figura el exfiscal Ignacio Gordillo, hoy candidato en la lista a Decano de Nicolás González Cuéllar.

La carta de la decana, que hoy está volcada en apoyar a su delfín Javier Íscar para que recoja su testigo y que tiene detrás la alargada sombra de Villarejo, era un secreto a voces en determinados círculos de la abogacía madrileña, estupefacta porque Gumpert hubiese metido el pie en el charco putrefacto de las guerras policiales. Ahora ese documento que con tanto misterio había sido gestionado ve la luz.

 

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia