22 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez sigue rebajándose con un Maduro que vacila con un referéndum en Cataluña

Sánchez, en Valencia este domingo

Sánchez, en Valencia este domingo

El líder socialista sigue sin reconocer a Guaidó mientras Maduro se rí de su ultimátum para convocar Elecciones y le reta a que lo haga él en Cataluña por la independencia.

A Nicolás Maduro le resbala el ultimátum de Pedro Sánchez para que convoque Elecciones en Venezuela en ocho días, pese a lo cual el presidente de España insiste en reconocerle como presidente legítimo y, a la vez, no hacer lo propio con Juan Guaidó, aceptado como presidente de aquel país por Estados Unidos, Canadá, Francia o el Reino Unido, entre otros.

Aún más, el sátrapa de Caracas utiliza ese desafío para devolverle otro al presidente español, retándole él a convocar un referéndum de autodeterminación en Cataluña, tal y como Maduro ha hecho a decir a uno de sus vicepresidentes este mismo domingo:

"Señor Sánchez por qué no convoca a un referéndum “democrático, libre y transparente” para que los CATALANES decidan su autodeterminación? Ah, y no lo quisiera presionar con el tiempo, pero SIETE días son más que suficientes para la consulta...". Lo firma Tareck El Aissami, responsable de las finanzas venezolas.

 

 

Inasequible a los hecho y en otro de sus tirabuzones políticos para hacer y sostener a la vez lo uno y lo contrario, Sánchez intenta estar a la vez contra Maduro y con Maduro, para echarle la culpa de todo a su oposición en España, esto es, a PP y Ciudadanos.

Lo ha vuelto a hacer este domingo en Valencia, en la presentación de los candidatos a alcalde de aquella Comunidad, aleccionando al mismo tiempo a Podemos por su cercanía al chavismo, al que él reconoce aunque sea por una semana más; y a Casado y Rivera por posicionarse contra la tiranía venezolana.

 

En ese sentido, ha criticado que haya una "oposición sin escrúpulos" que "utiliza el dolor" del pueblo venezolano para "atacar" al Gobierno español que, junto con el resto de Europa, "lo que está pidiendo son elecciones democráticas".

"Hay mucha testosterona en la oposición. En política, la testosterona no ayuda a resolver los problemas, los agrava", ha subrayado el presidente del Ejecutivo, al tiempo que ha incidido en que en la oposición hay "mucho contorsionismo" porque el PP "dice que es moderado y pacta con la ultraderecha".

Mientras Sánchez protagonizaba ese mitin, desde Venezuela un delegado de Maduro respondía a su posición, a medias aguas entre quienes, como Israel, repudiaban ya oficialmente a Maduro, y quienes le consideran el único presidente de la República Boliviariana.

Sánchez sigue sin reconocer a Guaidó y lanza un ultimátum a Maduro que éste desprecia sin ningún tacto

"Repudiable e insensata la posición que ha asumido el gobierno de España", ha escrito en nombre de su Maduro su vicepreisdente El Aissami en su cuenta de Twitter, donde ha acusado a Sánchez de respaldar un golpe de estado "al igual que (José María) Aznar" contra el presidente Hugo Chávez, en línea con la postura oficial de las autoridades venezolanas, que acusan desde hace lustros al expresidente español de haber intentado derrocar al fallecido mandatario venezolano en 2002.

En la equidistancia

Es decir, Sánchez se queda a la vez en el furgón de cola de la oposición a Maduro y, paradójicamente, recibe un desprecio público de éste, extensible a la Unión Europea, que reprocha a su vez a Pablo Casado y Albert Rivera por posicionarse contra el sucesor de Hugo Chávez.

En el colmo de rizar el rizo, el líder socialista también reprendió a Podemos, de quien depende para casi todo, con una filípica contra el chavismo: "A esa otra izquierda le digo que la izquierda no tiene nada que ver con Maduro". 

Comenta esta noticia
Update CMP