04 de abril de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Pilar Eyre identifica a la "culpable" del último disgusto familiar de Don Felipe

Recoge el guante la periodista especializada en Casa Real del último golpe a la Corona que ha levantado ampollas tanto dentro de La Zarzuela como fuera y del que se arrepiente el Rey.

Coincidiendo con el segundo día de voluntariado de Iñaki Urdangarin fuera de la cárcel de Brieva, Pilar Eyre ha recuperado para su blog de Lecturas todo lo que se está cociendo en torno a una polémica decisión que está levantando ampollas dentro y fuera de la Zarzuela.

Y es que, ya lo recoge la periodista en su columna, no son pocos los que acusan de trato de favor a tan ilustre preso y no son menos los que creen que este tipo de decisiones pueden perjudicar a la Corona.

En concreto Eyre cita a un funcionario que ha sido director de prisiones de alta seguridad, ha estado amenazado y ha llevado escolta durante 9 años: "En cuarenta años de ejercicio profesional nunca había visto algo así! ¡Esto es trato privilegiado aquí y en Pernambuco!".

Reconoce la escritora que "cuando Urdangarin dijo que quería devolver a la sociedad el mal que había hecho y que estaba al borde de la destrucción humana por el aislamiento impuesto, tal como nos comunicó el juez en su auto, nos conmovimos".

Pero lo de después, resume, "ha sido un cúmulo de despropósitos: desde coche oficial y escoltas que debemos pagar los ciudadanos, hasta ir fuera de la provincia y escoger el lugar y la actividad, al margen de la opinión de Instituciones Penitenciaras".

Tampoco le valen las justificaciones del director del Hogar Don Orione asegurando que "ayuda en temas deportivos" cuando la verdad es que Urdangarin no tiene "cualificación de monitor y resulta increíble que organice partidos de balonmano con discapacitados profundos como entrenador". 

Así las cosas recuerda que hasta los más defensores de la institución coinciden en que "ha sido una torpeza recurrir a esta medida, cuando a Iñaki solo le quedan dos meses para poder disfrutar del tercer grado".

Pero Pilar Eyre dice tener información privilegiada sobre por qué ha sucedido esto: "Su abogado se acogió a este resquicio legal y doña Sofía y Cristina se confabularon para conseguir la autorización familiar. La Infanta fue a ver a su padre dos veces al hospital para que la apoyara, y Sofía convenció a su hijo, el Rey, que al final, en contra del criterio de su mujer, dio su permiso a regañadientes, aunque ahora se lleve las manos a la cabeza no sabiendo cómo subsanar esta cadena de errores. ¡Iñaki vuelve a poner en un brete a la monarquía!".

Eso sí, esta vez, recalca, la Reina Letizia podrá decir: "Yo ya te avisé".

Comenta esta noticia
Update CMP