20 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Moreno intentará que Cs entre en su gobierno y que Vox le apoye desde fuera

Quedan semanas de mucho tira y afloja, pero el candidato popular y Casado tienen muy claro qué quieren: un gobierno de coalición, que sería el primero entre PP y Cs pero no el último.

Calma y cabeza. Es lo que quiere poner Juan Manuel Moreno a la negociación que está a punto de iniciar con Ciudadanos y Vox para ser investido próximo presidente de la Junta de Andalucía.

El candidato del PP considera que tiene margen para la negociación, puesto que hasta el 27 de diciembre no se constituye el Parlamento de Andalucía, y es partidario de dejar que los ánimos de todo el bloque el cambio se serenen antes de sentarse a hablar.

En cualquier caso, Moreno, que será quien lleve la iniciativa de las conversaciones, tiene muy claro lo que quiere, en consonancia con Pablo Casado: quiere que Cs entre en el nuevo gobierno para que Juan Marín sea copartícipe de la demolición del cortijo andaluz, según fuentes del entorno del popular consultadas por ESdiario.

 

Y quiere que Vox le apoye desde fuera, de forma parecida a lo que el exlíder del PP del País Vasco Antonio Basagoiti hizo en 2009 con Patxi López para que el socialista se convirtiera en el primer lendakari no nacionalista.

No por casualidad Casado recordó este lunes desde Génova 13 que ante una situación histórica como aquella el PP votó al PSE en el Parlamento de Vitoria "a cambio de nada". El mensaje iba directo a Santiago Abascal, que por aquel entonces era miembro del PP vasco. 

Los populares, además, dan por hecho que Vox es el primero que no quiere entrar en el ejecutivo porque a sus dirigentes no les conviene significarse así. Caso muy distinto al de Ciudadanos

Por lo pronto el PP empezó este mismo lunes a defender a su potencial aliado de los ataques del PSOE. "Vox no ha gobernado en ningún sitio. Podemos sí. Qué va a decir la izquierda sobre la radicalidad si están -en alusión a Pedro Sánchez- con el partido más radical de la democracia española", sostuvo Casado.

 

En el PP celebraron este lunes un Comité Ejecutivo Nacional feliz como pocos, presidido por él. Y concluyeron, en medio de la euforia, que Cs está "sobreactuando" al anunciar la candidatura de Marín a la investidura habiendo quedado terceros (fueron primera fuerza en Cataluña y no movieron ficha).

De hecho Moreno habló con este último el domingo de madrugada para emplazarse a hablar en próximos días y el candidato naranja no le dijo nada al respecto. Un dato significativo: no fue Marín sino Albert Rivera quien la misma noche electoral anunció que Cs se presentaría a la investidura, lo que evidencia que fue una decisión fundamentalmente del líder nacional del partido.

Aún no hay fecha para una primera reunión entre Moreno y Marín por la que pasará todo, pero el popular ya le ha mostrado su disponibilidad esta semana o, si lo prefiere, la que viene. Eso sí, el del PP ya le avisó desde la sede nacional de su partido de que el "liderazgo incuestionable del centro derecha" es suyo a la vista de los resultado.

Si todo avanza según lo previsible, éste será el primer gobierno de coalición entre el PP y Ciudadanos, un banco de pruebas que podría servir después de modelo para las comunidades donde actualmente los populares gobiernan con el apoyo en mayor o menor grado de Cs, pero desde fuera del gobierno: Madrid, Castilla y León, Murcia y La Rioja. 

Comenta esta noticia
Update CMP