Se va la gerente del Hospital de La Ribera, un año después de la reversión

Imagn de archivo de la consellera de Sanidad, Ana Barceló, con Carmen Montón

Imagn de archivo de la consellera de Sanidad, Ana Barceló, con Carmen Montón

Isabel González, la que ha sido gerente del centro desde la reversión a la gestión pública, se jubila. Sanitat Sols Una denuncia que “la no la gestión ha marcado la deriva al hospital".

"La política ha destrozado el Hospital de La Ribera”. Esta es la conclusión a la que llega Sanitat Sols Una, tras el anuncio de la inminente jubilación de Isabel González, la que ha sido gerente del centro hospitalario desde la reversión a la gestión pública directa, que cumplirá un año el próximo día 1 de abril.

Será coincidiendo con el aniversario cuando González dejará la dirección del hospital. Para Sanitat Sols Una "el desastre organizado en solo doce meses, ha empeorado la atención y la pérdida de calidad del servicio público en Alzira. Un año después de la reversión se va una de las responsables de haber hundido el hospital, su gerente, una médico radióloga, teóricamente defensora de lo público y que, sin embargo, ha sido la que más ecografías y resonancias ha derivado a la privada. Y todo por la incompetencia de un equipo que ha seguido criterios políticos y no de gestión para organizar el hospital”.

Hasta la fecha, más de 7.000 pruebas diagnósticas de radiología han sido derivadas a una clínica privada de Alzira, según diferentes fuentes. “¿En esto consiste la gestión pública directa? ¿Contratar más personal para hacer menos y tener que derivar a clínicas privadas?”, se preguntan desde Sanitat Sols Una. En la asociación, que defiende una sanidad excelente, sin importar el modelo de gestión, lo tienen claro: "la ex consellera Carmen Montón eligió en su momento a quien no tenía nada que perder con el previsible fracaso de la reversión. Su misión era lanzarse al precipicio y aguantar lo mejor posible para la Conselleria, no para los pacientes ni los profesionales, las consecuencias de la que se sabía era una decisión política, la reversión, sin razones objetivas”. 

En la lista de desaguisados que dejará al próximo responsable, Sanitat Sols Una destaca la creciente lista de espera, la derivación cada vez más numerosa de pruebas a la privada, los problemas con el aparcamiento, la falta de profesionales, los problemas para cubrir bajas y vacaciones y la próxima negociación del convenio colectivo, "en la que se intentarán cambiar oficialmente las condiciones laborales de los trabajadores laborales , que fueron pactadas con la ex concesionaria y que mejoran con mucho los salarios y las condiciones sociales de los trabajadores del resto de hospitales gestionados por la Conselleria", apuntan.

Hay que recordar que los sindicatos ya dieron la voz de alarma sobre estas situaciones con la convocatoria de la primera protesta unánime en la historia del hospital el pasado diciembre. Pero además, el nuevo responsable del Hospital de La Ribera deberá hacer frente a la cadena de readmisiones de los despedidos de manera injusta tras la reversión. Trabajadores con despido declarado improcedente por los tribunales que han vuelto o han pedido volver a su puesto, entre otros, el ex director económico y financiero, cuya sentencia se hizo pública hace poco más de un mes y que ya ha solicitado su vuelta.

Además, hay otros 5 juicios pendientes, entre otros, el del ex gerente Javier Palau con la concesionaria.

Comenta esta noticia
Update CMP