25 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Motín en Podemos: así zanjó Iglesias la rebelión por el minuto de silencio

El secretario de Estado de Relaciones con la Cortes negocia con Errejón, Garzón y Domenech el minuto de silencio por Rita Barberá

El secretario de Estado de Relaciones con la Cortes negocia con Errejón, Garzón y Domenech el minuto de silencio por Rita Barberá

La decisión del "caudillo" de Podemos de no secundar el minuto de silencio en el Congreso por la memoria de Rita Barberá no era compartida por su número tres, pero una vez más impuso su voz.

"No sólo no lo vamos a guardar, sino que nos vamos a marchar". Con terrible frialdad, el líder de Podemos resolvió este miércoles ante el portavoz popular, Rafael Hernando, la negativa de su formación a guardar un minuto de silencio como muestra de pésame por la muerte de la senadora popular, Rita Barberá. Pero esta negativa tiene una intrahistoria que acabó con una orden tajante de Iglesias, vía telefónica, para abortar la primera rebelión en su grupo parlamentario. Rebelión, por cierto, que sí se consumó en el Senado y que derrotó al plenipotenciario de Iglesias en la Cámara Alta, Ramón Espinar.

El que se mueve no sale en la foto. La histórica frase de un clásico de la vieja política, Alfonso Guerra, ha sido adoptada con sorprendente entusiasmo por el líder de la nueva. Pablo Iglesias zanjó este miércoles con un ordeno y mando la polémica: muchos de sus diputados y sus aliados -así lo hicieron finalmente Baldoví y Rufián- querían sumarse al minuto de silencio en respeto por Barberá. "Una cosa son las personas y otra la política", era la justificación.

Por ello, cuando la muerte de Barberá sacudió la sesión de control -con Iglesias aún fuera del hemiciclo-, el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, negoció con los portavoces de los grupos el gesto de pésame: un minuto de silencio por la muerte de una integrante de las Cortes Generales. Ayllón logró el inmediato apoyo de Antonio Hernando (PSOE), Juan Carlos Girauta (C's), Aitor Esteban (PNV), Francesc Homs (PTDCAT), Joan Baldoví (Compromís) y Gabriel Rufián (ERC).

Según ha sabido ESdiario, Errejón no estaba cerrado en banda a la posibilidad de acordar un gesto unánime. Mediaron con él Antonio Hernando, Ayllón y Rafael Hernando en el llamado Salón de los Pasos Perdidos, enfrente justo del hemiciclo. Baldoví y Rufián reclamaban a los morados que se sumaran a la iniciativa del minuto de silencio. 

Sin embargo, cuando las negociaciones llegaron a oídos de Iglesias, una llamada telefónica frustró el consenso. Y fue más allá: los diputados de Podemos debían abandonar sus escaños, momento que ilustra la fotografía. El malestar, según fuentes populares y socialistas, era notable entre algunos parlamentarios errejonistas.

A la misma hora, en el Senado, sí se consumó el motín. Varios senadores se negaron a cumplir las órdenes de su portavoz, Ramón Espinar. Se rebelaron y accedieron al salón de plenos con el minuto de silencio ya empezado. Este jueves, la portavoz adjunta de Unidos Podemos y jefa de gabinete de Pablo Iglesias, Irene Montero, ha asegurado que ella tampoco hubiese hecho el minuto de silencio en el Senado.

Así bajan las aguas entre los parlamentarios de Podemos.

Comenta esta noticia
Update CMP