22 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El líder caído de VOX en Andalucía dimite con un sonoro desprecio a Abascal

El juez Serrano, en otra visita a los tribunales

El juez Serrano, en otra visita a los tribunales

El polémico juez Serrano, sospechoso de un fraude con subvenciones, renuncia a su acta de diputado con un escrito subido de tono contra su ya antiguo partido.

Hacía mucho tiempo que estaba marginado, en un rincón del Parlamento andaluz tras perder todo el apoyo del partido y llevar una cruz encima de toda la dirección nacional. Pero hasta este lunes, el polémico juez Serrano, candidato y barón de VOX en Andalucía, se había aferrado al escaño.

Finalmente, y tras muchas presiones, ha presentado formalmente su renuncia al acta como diputado, que conservaba pese a que desde julio no pertenecía al grupo del que llegó a ser presidente: la Justicia le dio la puntilla implicándole en presunto fraude con subvenciones recibidas por una empresa de la que era accionista. Pero la tormenta con VOX venía casi desde el comienzo de su relación, allá por 2018.

Y él lo ha demostrado con una agria despedida del Parlamento en el que, en contra de la imagen que se da de VOX en el resto de España, su antiguo grupo destaca por la moderación y la estabilidad, tal y como reconocen a ESdiario fuentes del Gobierno andaluz, compuesto por PP y CS.

 

 

Serrano, más que adiós, ha dado un portazo difundiendo un escrito de despedida muy contundente contra el partido que le fichó como al mirlo blanco que les llevaría a tener representación autonómica por primera vez. 

 

"Estoy cansado de tanta persecución mediática y política, incluida la del que había sido mi partido", ha dicho sin morderse la lengua, dando una explicación a la desprotección que dice haber tenido: fui "atacado con tal de recuperar un acta y escaño que conseguí con esfuerzo y entrega a la esperanza, principios y valores que representaba Vox, contribuyendo, activamente, al resultado inesperado en las elecciones de 2018". "A cambio, sólo obtuve ingratitud, desdén y desprecio desde el primer momento, desde el día siguiente al del éxito electoral", añade dolido.

Lo cierto es que el juez responsable del caso le ha citado para el 8 de septiembre y que, en respuesta, el afectado quiere defenderse sin el aforamiento parlamentario, consciente de que a las posibles acusaciones "ordinarias" se le ha sumado la de la organización de consumidores FACUA, aceptada como acusación popular.

 

Comenta esta noticia