10 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Jordi Cuixart amenaza al juez Marchena y hasta al Rey: "Lo volveremos a hacer"

Cuixart, en el juicio del procés.

Cuixart, en el juicio del procés.

Lo que se cuece en un sector del independentismo con la sentencia inminente del juicio es poco alentador y más bien preocupante. Este es el exabrupto del líder de Ómnium.

Recuperar la "lucha antifranquista" o enviar un fax al Rey Felipe con la amenaza: lo volveremos a hacer. El presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, ha defendido este viernes reivindicar la amnistía de los presos soberanistas si son condenados en la sentencia del 1-O y ha advertido de que tras el fallo del Tribunal Supremo se entrará en "un escenario de lucha antifranquista".

Lo ha dicho en una entrevista de Catalunya Ràdio, el día que se cumplen dos años de las movilizaciones del 20 de septiembre de 2017, por las que Cuixart está encarcelado.

Ha sostenido que "la amnistía es una reivindicación legítima de todos los movimientos de liberación nacional del mundo que son víctimas de la represión del estado y tienen presos políticos", y ha diferenciado esta opción del indulto.

"Con el indulto el Estado lo que hace es redimir la pena. Tenemos muy claro que desde Òmnium no pediremos ningún indulto. La amnistía es el reconocimiento por parte del estado que asume que los actos por los que estás en la cárcel no son delito y que, por tanto, tu encarcelamiento es injusto e injustificado. Es una victoria del 'Ho tornarem a fer' (Lo volveremos a hacer)", ha afirmado.

Así, el presidente de Òmnium ha reformulado un lema del catalanismo durante la Transición: "Volvemos al 'libertad, amnistía, autodeterminación", en referencia al 'Libertad, amnistía, Estatut de autonomía' que se reivindicaba en la Transición.

También ha apuntado que será necesario que los presos soberanistas hagan algunas acciones desde la cárcel y ha explicado que él no ha firmado el programa individual de trato: "Esto implica que no podré acogerme a permisos y a que me someto al cumplimiento íntegro de la condena", pero ha dicho que no reprochará a los otros presos si optan por otra opción.

Sobre la respuesta a la sentencia del 1-O, ha rechazado que Òmnium sea quien la proponga, pero ha pedido que la respuesta institucional sea "ambiciosa, coherente y de país". "Si todo lo que sale es hablar de unidad para no hacerla, de gobierno de concentración y de elecciones no habrán estado a la altura y la sociedad los pasará por encima", ha alertado.

Además, ha insistido en la necesidad de ejercer la desobediencia civil no violenta y de volver a ejercer los derechos que, según él, serán condenados en la sentencia: "Entramos en un escenario de lucha antifranquista. No renunciamos a ninguno de los derechos de los condenados y la mejor manera de defenderlos será ejerciéndolos".

Para él, la "amenaza de la represión y de la cárcel" no puede ser un límite de las movilizaciones y de la acción del soberanismo, y considera que el objetivo de la desobediencia civil es forzar al Estado a negociar, pese a que ha reconocido que no será fácil ni rápido.

"La respuesta a la sentencia tiene que ser un fax al Rey con el nombre de los próximos encarcelados porque lo volveremos a hacer", ha manifestado.

Comenta esta noticia
Update CMP