18 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Aznar revoluciona la Convención: "Tenemos un gran presidente, un gran líder"

Casado y Aznar.

Casado y Aznar.

El expresidente da un apoyo cerrado a su pupilo político y pide abrir "aún más las puertas de esta casa común". Y llama a no contar derrotados tras el Congreso, sino "amigos y aliados".

José María Aznar pronunció este sábado la que sin duda será una de las grandes frases de esta Convención del PP: "Tenemos un gran presidente en el PP, tenemos un gran líder. Sin tutelas, ni tutías, un líder como un castillo".

Y entonces, el auditorio estalló en un sonoro aplauso, con el público puesto en pie y Ana Botella llorando en primera fila como llora una madre orgullosa de lo lejos que ha llegado su hijo. Político en esta ocasión. 

Aznar, el hombre que renunció a la Presidencia de honor del PP, el hombre que durante años dirigió sus cañones de FAES contra Mariano Rajoy y que dijo no sentirse representado en su PP, volvió este sábado al epicentro de la vida popular por todo lo alto. 

Y lo hizo para reivindicar de nuevo, su orgullo de ser del PP, para pedir de nuevo el voto para el PP y para dar un espaldarazo a Casado que quedará grabado en la historia del partido. Uno que hasta llegó a abrumar al aludido. 

"Pablo tuvo el coraje y el acierto de dar un paso al frente cuando el partido lo necesitaba. Estoy convencido de que Pablo no dará un paso atrás en esa responsabilidad que el PP ha puesto sobre sus hombros, históricas", remachó.

Y a renglón seguido le comparó con él mismo hace 30 años, viéndose reflejado. "Pero la diferencia de ese joven de hace 30 años con el joven de hoy es que el joven de hoy es mucho más listo y sabe mucho más de política". 

"Pablo, ninguno de tus antecesores lo tuvimos tan difícil, y mira que las cosas no han sido fáciles nunca para el PP. Toda mi confianza en que vas a saber responder", continuó. "Pablo es la mejor razón para que todos encuentren su sitio de nuevo en esta casa común", afirmó, en una clara alusión a Vox.

En realidad su discurso, con gran carga de profundidad, estuvo jalonado de constantes alusiones veladas al partido de Santiago Abascal y al voto útil: "Solo un PP y un PP fuerte garantiza el cambio", sostuvo. "Abramos aún más las puertas de esta casa común. Somos un partido de vocación mayoritaria, que se sienta representada en el PP esa gran mayoría de españoles".    

El auditorio escuchaba al expresidente ensimismado, en un formato muy distinto al empleado con Mariano Rajoy la tarde antes. Uno, con atril y todo el escenario para él. El otro, sentado en un sillón manteniendo una tertulia con Ana Pastor.

 

Aun así, Aznar mantuvo un tono conciliador al decir: "Este partido nunca se ha construido sobre la derrota de nadie. Nada que merezca la pena se puede construir contando derrotados, sino amigos y aliados", remachó, haciendo un llamamiento a la unidad.

Centró Aznar sus críticas en Pedro Sánchez, y pidió elecciones de una vez: "Hemos llegado a un punto casi imposible de imaginar, pero real: un Gobierno que hace depender los Presupuestos de un prófugo de la Justicia y de un preso preventivo por rebelión", afirmó. "Por las mismas razones por las que los socialistas destituyeron a su secretario general, hoy tiene que ser destituido en las urnas".

Comenta esta noticia
Update CMP