26 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El silencio de Podemos sobre los chanchullos que acorralan al amigo de Iglesias

Jaume Roures

Jaume Roures

El patrón del fútbol español y francés, el ínclito Jaume Roures, aparece sumergido en los líos más oscuros del separatismo, pero Iglesias y Monedero se han quedado mudos.

 

Fichaje de peones y documentales a mayor gloria del exiliado de Waterloo, extrañas vinculaciones con la trama más surrealista del ‘procès’, cabreo generalizado de la Liga Francesa por impagos, vínculos con la “extrema derecha” patria… Pero no escucharán ni media palabra de Podemos, cuyo listón alto se relaja con su ‘tovarich’ favorito.

Jaume Roures, que hace años tuvo el cuajo de definirse como alguien que “no trabajo, milito”, no atraviesa su mejor momento. A pesar del poderío de su Mediapro, Roures ha ido viendo cómo se le abrían agujeros bajo el suelo. De momento, ha tenido suerte, incluso de forma inexplicable, y cuenta con el apoyo del sector morado del Gobierno de Pedro Sánchez. Por ahí anda vanagloriándose de que todo un vicepresidente segundo come en su mano.

Comer, lo que se dice comer, sí que ha comido. Hace algunos años, cuando Roures cerró un palacete de lujo en el centro de Madrid para celebrar su cumpleaños, ahí estuvo Iglesias, acompañado de Juan Carlos Monedero, haciendo la revolución entre copas de cava y canapés del Celler de Can Roca. Monedero, como siempre, siendo el perejil de todas las salsas.

Por aquel entonces pocos sabían que los equipos que acompañaban a los dirigentes de Podemos cámara en mano preparaban un documental, dirigido por Fernando León de Aranoa, a mayor gloria de la formación y bajo el sello de Mediapro. Todo quedaba casi en familia, aunque algún dirigente podemita se tuviera que tragar la quina de compartir ascensor con algún periodista crítico y tener que poner sonrisa ante las cámaras.

 

Todo esto, que ya es conocido aunque no suficientemente recordado, sirve para comprender el llamativo silencio de los amigos del autodefinido ‘trostkista’ ante sus últimas andanzas. Y es que Roures sigue acumulando cuestiones problemáticas. La principal, ahora mismo, son los 127 millones de euros que adeuda a la Liga Francesa y que hacen peligrar los derechos del fútbol que lleva adquiridos desde 2018.

Desde el sector, se frotan las manos. “Es que se ha debido pensar que la Liga Francesa es la Liga Española”, señalan. Porque a nadie se le escapa que Roures y Javier Tebas, cuyas ideas ultramontanas son de sobra conocidas, están a partir un piñón. Y es que la pela es la pela. Podemos, que ahora airea conspiraciones de extrema derecha sacando a pasear a la experta en disturbios Isa Serra (¡qué genio, el gurú soriano!), calla.

Mirando a Waterloo

Que a Roures se le señala en los informes policiales como la pata mediática del ‘procès’, que se le sitúa en la ‘conexión rusa’ del ‘friki’ David Madí, que hace negocio con documentales favorables a ‘Puchi’ o que ficha a Mònica Terribas, vuvuzela del exiliado de Waterloo, como directora del área de contenidos de no ficción, tampoco pasa nada. Podemos sigue callando.

El listón alto, sólo para algunos. Desde luego, no para quienes les pueden ejecutar las hipotecas. Políticas y mediáticas, no sean mal pensados. 

Comenta esta noticia
Update CMP