Fomento se "olvida" de las Cercanías en tren entre Alicante y Elche

Un tren diésel de cercanías en la estación de Torrellano

Un tren diésel de cercanías en la estación de Torrellano

La falta de respuesta del Ministerio de Fomento sobre las Cercanías entre Alicante y Elche pone en peligro una línea férrea usada por más de tres millones de pasajeros cada año.



La puesta en servicio del AVE entre Madrid, Elche y Murcia, prevista para el primer trimestre de 2018, si es que no se producen más demoras, va a tener un efecto contradictorio para la provincia. Por un lado, la capital ilicitana por fin contará con Alta Velocidad aunque su estación, bueno, más bien apeadero, estará ubicada más cerca de Crevillent que de la propia ciudad de las palmeras. Por otra parte, corre el riesgo de que se suprima la línea de Cercanías entre Alicante y Elche por haber quedado obsoleta a pesar de que cada año la utilizan más de tres millones de personas y deja a los viajeros en el corazón de ambas ciudades. 

El Ministerio de Fomento, a través de Adif, lleva realizados varios estudios desde 2003 para modernizar la línea, pero la falta de recursos económicos –parece que todo se ha apostado por la Alta Velocidad, sobre todo en el País Vasco- y de coraje político, ponen en peligro una línea que pasa a sólo unos metros del aeropuerto de El Altet, con 12 millones de pasajeros en 2016, pero que carece de conexión ferroviaria con ambas ciudades.

El famoso y “triste” eslogan de Pedro Sánchez de “no es no” parece aplicarse a la modernización de la línea de Cercanías que une Alicante con Elche. Una y otra vez, sobre todo desde la capital ilicitana (la plataforma cívica Elche Piensa se ha puesto al frente la manifestación ante la ineficacia política), se ha reivindicado la modernización de un trazado de vía única, sin electrificar, con trazado ibérico y donde circulan trenes diésel de más de 40 años. Pero unas veces por falta de interés y de presión política, tanto de los dos ayuntamientos implicados como de la Generalitat Valenciana, y otras, por la escasez de recursos que provocó la crisis económica, han conducido a la infraestructura a un callejón sin salida.

Para los que desconozcan de qué línea de ferrocarril estamos hablando, basta por hacer un breve resumen de por dónde pasa. La conexión parte de Alicante-centro y transcurre por la fachada marítima hasta adentrarse a Torrellano (pedanía ilicitana) donde se ubican el aeropuerto (el quinto de España por volumen de pasajeros); la Institución Ferial Alicantina (IFA), todo un referente económico y de servicios para la provincia; el Polígono Empresarial de Torrellano, catalogado como uno de los más importantes de España y donde ahora se negocia la ampliación de Tempe, la empresa que comercializa y distribuye el calzado y los complementos que el grupo Inditex destina a marcas como Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka o Stradivarius-,que puede suponer la creación de un millar de puestos de trabajo.

Alicante y Elche padecen un trazado de ferrocaril sin electrificar, de vía única y con trenes diésel de más de 40 años

Alicante y Elche padecen un trazado de ferrocaril sin electrificar, de vía única y con trenes diésel de más de 40 años. Una vez se sale de Torrellano la línea llega a Elche, donde se soterra y cuenta con dos paradas en el centro de la ciudad: una es en la Avenida de la Estación, frente a la Universidad Miguel Hernández; y otra, en Carrús, en el corazón de Elche. Este es el tramo que corre peligro porque quedará aislado de la red general cuando entre en servicio la línea del AVE que penetra en el municipio por Matola, un barrio de las afueras de la villa. Claro, los trenes diésel de hace 40 años y con ancho ibérico no pueden circular por la nueva línea de Alta Velocidad, lo que condena al trazado a su cierre sino se moderniza. Renfe nos tiene acostumbrados a cerrar líneas por falta de rentabilidad, la mayoría son como consecuencia de la falta de inversiones y de falta de una adecuada planificación territorial.

Pero Adif ha realizado diversos estudios y modificaciones de proyectos desde 2003 hasta 2014. Sin embargo, no hay resultados porque no se ha movido ni una sola piedra del balasto. Incluso se puso una cifra, en torno a los 400 millones de inversión, sobre la mesa, pero todo ha quedado, de momento, en el limbo, con unos ayuntamientos y un Consell (más preocupado por el Corredor Mediterráneo) que día tras día demuestran la poca fuerza que tienen en el Ministerio de Fomento.

Si nos fijamos en la documentación a la que hemos tenido acceso, vemos que en 2003 Adif realizó un estudio hecho público en septiembre de ese año en donde se preveía lo siguiente: doble vía excepto en el túnel de acceso a Elche; vía de ancha europeo y electrificación del tramo entre ambas ciudades; una variante a Torrellano y conexión, por fin, con el aeropuerto Alicante-Elche, también llamado de El Altet.

Posteriormente, se hacen ampliaciones de otros estudios que datan de julio de 2006; abril de 2010; marzo de 2011; diciembre de 2012; abril de 2013 y de agosto de 2014. Precisamente, este último, que se supone que es el definitivo, contemplaba: vía única electrificada sobre trazado actual, Alicante-San Isidro; ancho UIC  (europeo) entre San Isidro y San Gabriel; ancho mixto entre San Gabriel y Alicante; ancho UIC electrificado entre Murcia y San Isidro. Es decir, ni variante a Torrellano ni conexión con el aeropuerto. Encima se combinan diferentes anchos. Un parche en toda regla, pero el Ministerio ni tan siquiera ha dado luz a este “apaño”.

Tren diesel saliendo de la estación de Torrellano
La línea de ferrocarril está obsoleta

Reacciones políticas

Recientemente, el alcalde de Elche, Carlos González, mantuvo una reunión con el secretario general de infraestructuras del Ministerio de Fomento, Manuel Niño. Un encuentro en el que también estuvo el concejal de Urbanismo, José Manuel Sánchez. El primer edil planteó la necesidad de modernizar esta línea pero sólo sacaron buenas palabras. “Debatimos sobre la importancia de la conexión de la línea de Cercanías con esas dos infraestructuras”, dijo González, quien también planteó la “conveniencia de incluir dentro de la línea de cercanías Alicante-Elche-Murcia una futura estación que diera servicio a Elche Parque Empresarial, que es el destino de cerca de 14.000 trabajadores. Es muy interesante conectar por tren Elche con este enclave empresarial”, aseguró González. La idea fue bien recibida en el Ministerio según el alcalde, pero es evidente que de momento no ha fructificado en algo concreto, nadie pone fecha ni consignación presupuestaria para modernizar la línea; sólo hubo buenas palabras.El Gobierno valenciano apuesta por el Corredor Mediterráneo pero se olvida de reivindicar en Madrid la línea Alicante-Elche.

El Gobierno valenciano es muy reivindicativo con el Corredor Mediterráneo frente a la pasividad que demuestra para que Alicante y Elche conecten por tren con el aeropuerto

El Gobierno valenciano es muy reivindicativo con el Corredor Mediterráneo frente a la pasividad que demuestra para que Alicante y Elche conecten por tren con el aeropuerto

De hecho, tendría que ser el propio Gobierno valenciano, comandado por Ximo Puig, el que apostara claramente por esta obra, como sí se ha hecho, con buen criterio, por el Corredor Mediterráneo. Aunque, claro está, detrás de esta reivindicación histórica están las presiones de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), con los empresarios Vicente Boluda y Juan Roig, entre otros. El tejido empresarial alicantino está muy diezmado y dividido aunque haya mostrado en los últimos meses cierta rebeldía a lo que ellos denominan “centralismo valenciano”. La provincia de Alicante siempre se ha sentido discriminada en cuanto a inversiones frente a Valencia.

 También las infraestructuras de la provincia fueron objeto de debate en ll Congreso Provincial del Partido Popular celebrado la en Torrevieja. En concreto la ex alcaldesa de Elche, Mercedes Alonso, presentó una enmienda en la que hacía hincapié en la necesidad de  modernizar la conexión ferroviaria  entre  Alicante y Elche y en construir un enlace con el aeropuerto. Además pedía  la prolongación de esa línea a ciudades turísticas del calado de Benidorm y Torrevieja. Sin olvidarnos de una conexión de Orihuela por el interior aprovechando la estación del AVE Elche-Crevillent, que permitiría una mejor vertebración del territorio, sobre todo, en este caso, de la Vega Baja. Así mismo Compromís y Ciudadanos también apoyan la mejora de las conexiones ferroviarias.

Las infraestructuras siempre han estado en el debate político y ha servido como arma arrojadiza y partidista. Pero tal y como se piensa desde la plataforma Elche Piensa, si no se mejora la línea de Cercanías, la puesta en servicio del AVE en 2018 terminará condenando a una conexión por la que pasan al año más de tres millones de pasajeros. Esta bien que ahora el PP se ponga a la cabeza de la manifestación, aunque ha tenido tiempo más que suficiente cuando ha gobernado durante 20 años la Generalitat. Nunca es tarde….

 

Comenta esta noticia
Update CMP