22 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Otegi se reivindica como socio de Sánchez y pone un precio a los presupuestos

Arnaldo Otegi, coordinador de EH Bildu

Arnaldo Otegi, coordinador de EH Bildu

El coordinador de Bildu tiene claro el precio que tendrá que pagar el Ejecutivo si quiere contar con su apoyo, apostando por la normalización de las relaciones en clara sintonía con Podemos.

Arnaldo Otegi ha querido reivindicar su papel como socio prioritario de Gobierno tras la reunión que mantuvieron este miércoles los representantes de EH Bildu con el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias. De hecho, ha insistido en que es un acto de "normalidad", ya que la posibilidad de que los presupuestos se pacten con el bloque de la investidura "está abierta". Sin embargo, no será gratis.

De hecho, ha cargado, en una entrevista en Euskadi Irratia, contra los que han criticado el encuentro, asegurando que "algunos tienen su mente criogenizada y creen que aún estamos en los 80". Pero también ha dejado claro el precio a sus apoyos parlamentarios a Sánchez: "Cambios notorios" en la política penitenciaria del Gobierno.

 Además, ha reiterado que EH Bildu planteó en la investidura tres ámbitos en los que poder hacer "un camino conjunto", que son "dar una solución en términos democráticos a los problemas territoriales, soluciones en términos sociales para los problemas sociales, y sacar la política penitenciaria de la venganza y llevarla a una aplicación ordinaria".

"Aquí todo el mundo decía que si ETA se disolvía, se terminaría con la dispersión. La dispersión continúa y no tiene sentido. Los presos políticos enfermos y los mayores deben estar en libertad, y al resto hay que aplicarles el régimen ordinario", ha indicado.

Sin embargo, el vicepresidente Pablo Iglesias, se ha negado a desvelar los términos de la conversación que mantuvo con los representantes de la formación, alegando que hay cuestiones sobre las que prefiere ser "discreto", aunque sí que ha subrayado que la "posición" de su partido respecto al acercamiento es "muy clara".

Por su parte, Otegi ha insistido en que a algunos sectores "no les gustó la reunión de ayer ni lo que plantea, porque propone mantener el bloque que en su momento abrió la puerta a este Gobierno, y hay gente poderosa, élites políticas y económicas, que querrían otra cosa", olvidándose de que las principales críticas llegan por su cercanía al entorno de ETA.

Además, ha añadido que está en clara sintonía con Podemos ya que los presupuestos del Estado "no son solo unos presupuestos, sino también la dirección que ese Estado va a tomar en el futuro a corto, medio y largo plazo, qué clase de política se va a llevar a cabo y qué dirección en términos políticos habrá desde el Estado".

De esta manera, Otegi se acerca al Gobierno, al mismo tiempo que el propio Ejecutivo ha dejado de vertarles como socios. Lejos quedan ya las palabras de Carmen Calvo cuando en 2019 aseguraba pactar con Bildu era una "línea roja" que no estaban dispuestos a traspasar . "Los socialistas, con nuestros defectos y virtudes, somos muy de fiar", decía entonces. Ahora, ya no.

Comenta esta noticia