06 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El coste del despliegue policial del River-Boca enciende a los sindicatos

Incidentes entre las dos aficiones en Buenos Aires.

Incidentes entre las dos aficiones en Buenos Aires.

La final de la Copa Libertadores en el Bernabéu sacará a las calles de Madrid a entre 2.000 y 4.000 agentes, más personal sanitario. Y todo ello pagado por los españoles. ¿Por qué?

Además del habitual ambiente navideño de cada puente de la Constitución, Madrid vive también estos días el ambiente previo a las grandes citas futbolísticas, en este caso la final de la Copa Libertadores. A la que asistirá Pedro Sánchez, según ha confirmado este viernes La Moncloa. 

El amplísimo dispositivo de seguridad desplegado por la ciudad para evitar incidentes entre las hinchadas del Boca Juniors y el River Plate -especialmente el medio millar más violentos- ha reabierto el debate sobre el coste de un acontecimiento así para las arcas públicas. 

Los empresarios se frotan las manos porque calculan que el histórico partido en el Bernabéu reportará a Madrid 42 millones de euros de beneficio directo y otros 50 indirectos. Sin embargo, nadie habla, por contra, del gasto en seguridad.  

El dispositivo aún no está cerrado, pero los sindicatos calculan que habrá que movilizar entre 2.000 y 4.000 policías nacionales (UIP, medios aéreos, guías caninos, Tédax, Información...), más los municipales y el personal sanitario. 

Solo el desplazamiento de un agente de UIP, los conocidos como antidisturbios, cuesta 72,12 euros de dieta. "Si vienen alrededor de 700 efectivos, que son los que podrían venir desde fuera a la capital el gasto sería de unos 50.500 euros diarios solo en UIP", señala a Efe Antonio Labrado, de la CEP.

Y eso sin tener en cuenta que el desplazamiento de estos agentes, a los que ya les ha suspendido los permisos y asuntos propios, será de unos tres días mínimo, por lo que solo en UIP el coste ascenderá a más de 150.400 euros.

Por su parte el portavoz del SUP, Ramón Cosío, se queja de que la FIFA, la UEFA y la Conmebol hagan millones de euros en una final como ésta y no pongan un euro en seguridad, teniendo que asumirlo todo el país anfitrión. 

Desde la UFP, su portavoz, José María Benito, también apunta: "No entro en el debate de quién debe pagar, pero no puede caer todo el peso sobre la seguridad pública de un acontecimiento que es privado".

"El fútbol es un deporte de interés nacional, y el Estado puede responsabilizarse de una parte, pero esto cuesta mucho dinero. Los clubes deberán corresponsabilizarse de un servicio que pagamos todos”, zanja el portavoz del SPP.

El debate viene de lejos. Ya en 2012 la UFP pidió al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que estudiara la posibilidad de cobrar la seguridad que presta la Policía Nacional en los partidos de fútbol o espectáculos taurinos, algo que también el exministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba planteó a la liga, sin obtener respuesta.

Hace siete años, con el proyecto de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, se quiso dar el paso de contemplar por ley la cofinanciación para los eventos con ánimo de lucro que exigen un gasto considerable en materia de seguridad, pero todo quedó en nada.

 
Comenta esta noticia
Update CMP