26 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Feijóo promete quedarse en Galicia hasta 2024 y cambia el paso a sus rivales

Feijóo durante un acto de campaña.

Feijóo durante un acto de campaña.

Cumplió una vez, pese a que entre medias pudo saltar a la política nacional, y volverá a cumplir. El candidato del PP lo puede decir más alto, pero difícilmente más claro.

La campaña de las elecciones gallegas llega a su ecuador y el candidato de Podemos, Antón Gómez Reino, hizo este viernes un alarde de optimismo al calcular que la izquierda está a solo 15.000 votos de mandar a Alberto Núñez Feijóo a la oposición. 

Aunque no dicen eso las encuestas, en las que se aprecia cómo la pugna que mantienen el PSdeG y el BNG por quedar en segunda posición -con el nacionalismo mordiendo votantes al socialismo- está apuntalando aún más la mayoría absoluta de Alberto Núñez Feijóo.

Que, no obstante, no se fía ni se confía, puesto que la participación es una de las grandes incógnitas de estas elecciones marcadas por la Covid-19. Y un peligro para cualquier cábala electoral previa.

Lo que sí tiene claro el presidente de la Xunta y candidato a la reelección es que si los gallegos le otorgan la que sería su cuarta mayoría absoluta, se quedará cuatro años más en Galicia. Cerrando así la puerta a cualquier desembarco en Madrid. 

En los últimos días, y a medida que Núñez Feijóo afianza sus opciones, sus rivales están volviendo a alimentar la idea de que si gobierna nuevamente, más pronto que tarde dejará tirados a los gallegos para saltar a la política nacional. 

Pero el candidato popular tiene la mejor de las defensas ante la pregunta de marras que, por ejemplo, le han hecho en la SER y RNE: los hechos. 

Hace dos años, con Mariano Rajoy retirado y un PP aún en shock por la moción de censura que lo sacó del Gobierno, Núñez Feijóo renunció a presentarse a la Presidencia del partido aun sabiendo que lo tenía todo de cara.

"Sin haber completado mi compromiso no puedo fallar a los gallegos, porque sería fallarme a mí mismo", afirmó entonces, cumpliendo así la palabra dada en la campaña anterior. Y ahora repite promesa para los próximos cuatro años, hasta 2024. 

"Soy previsible y mi objetivo es ser presidente de la Xunta los próximos cuatro años, esto es lo que le puedo decir", le dijo a Àngels Barceló.  

El compromiso del barón más longevo del PP no solo calla a la oposición, sino que ahuyenta las habladurías que de vez en cuando recorren el partido sobre un supuesto plan a medio plazo para sustituir a Pablo Casado

Comenta esta noticia