El Valencia da un paso atrás para coger impulso

Parejo no entra en las rotaciones de Marcelino

Parejo no entra en las rotaciones de Marcelino

Valencia 0 - Real Sociedad 0. Eun choque que deparó pocas alegrías ofensivas, el Valencia no fue del todo capaz de sobreponerse al esfuerzo realizado el jueves.

Varias novedades adornaban hoy un once valencianista condicionado por el esfuerzo del pasado jueves en Heliópolis. Bien es cierto que el debut del experimentado central Facundo Roncaglia - siempre fiable a lo largo de su trayectoria - venía determinado por las bajas de Diakhaby y Paulista en defensa. La de Rodrigo aguardando su momento en el banquillo, sin embargo, sí se debía a las rotaciones propias de la vorágine de partidos que acompaña al presente tramo de la campaña.

Precisamente, el gran momento que atraviesa el atacante hispano- brasileño hizo que su ausencia se notara en demasía durante unos primeros 45 en los que el planteamiento de Marcelino pasaba, como es habitual pero esta vez de forma menos activa que en los últimos choques, por conceder al rival la posesión y los metros que pudieran ser recorridos por sus hombres en una contra rápida o recuperación de balón. Otra presencia novedosa - por primera vez titular tras su lesión - como la de  Kondogbia se tornaba en trascendental al disponer de la opción más peligrosa de este primer acto: su cabezazo centrado a la salida de un saque de esquina lo detenía Rulli. 

 

 

Ficha técnica:

0 - Valencia: Neto, Piccini, Garay, Roncaglia, Gayà, Carlos Soler, Parejo, Kondogbia (Coquelin, m.62), Cheryshev (Guedes, m.75), Santi Mina (Rodrigo, m. 66) y Gameiro.

0 - Real Sociedad: Rulli, Zaldua, Llorente, Raúl Navas (Héctor Moreno, m.59), Theo Hernández, Januzaj (Sandro, m.75), Illarramendi, Zubeldia, Merino (Sangalli, m.66), Oyarzabal y Willian Jose.

 

 

 

Tampoco el hecho de adueñarse del cuero le confería a la Real la posibilidad de pisar el área valencianista, como así lo demuestra que únicamente el belga Januzaj probara suerte en sendas oportunidades pero sin excesivo peligro para Neto. Así pues la paciencia de unos y otros resultaría fundamental a la espera de un segundo periodo, indefectiblemente, más pródigo en acontecimientos de relevancia.

Ciertamente el paso por los vestuarios surtió el efecto de revulsivo pretendido por el Valencia, aunque sólo fuera en parte. Santi Mina y Rodrigo intervenía con mayor asiduidad en zonas de remate, no siendo, eso sí, sus decisiones en los metros finales las más correctas. Faltaba, exactamente, esa inspiración que viene aportando durante este tramo Rodrigo Moreno a la hora de combinar. Las tornas habían variado sensiblemente y ahora eran los txuriurdin los que fiaban su éxito atacante a algún contragolpe.

Mediado el segundo acto el momento para Rodrigo, como así lo interpretó Marcelino, había llegado. La impronta del delantero de la Selección no iba a tardar en aparecer. Primero conectando, algo forzado, un  remate con veneno que se paseó por el marco de Rulli, y poco después probando con peligro desde la frontal, suyas iban a ser las mejores ocasiones. Mientras tanto, al Valencia se le esfumaba el tiempo, a la vez que sufría la algo más espesa tarde de su insustituible capitán Dani Parejo en la creación de juego.

Una fluidez que nunca acabó de establecerse, pese a la buena noticia de la reaparición de Gonçalo Guedes a falta de un cuarto de hora, sobre el césped, y que obliga al Valencia CF  a instalarse de nuevo en la ya más que conocida senda de las igualadas. No obstante, la impresión que deja el conjunto sí es notablemente diferente.

Comenta esta noticia
Update CMP