21 de noviembre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT     ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

Extensiones de pestañas: el secreto para olvidarte de maquillarlas

Modelos, influencers, celebrities… cada vez es más habitual ver cómo cuentan con unas pestañas de infarto con una largura y curvatura increíbles y que siempre parecen estar maquilladas.

Modelos, influencers, celebrities… cada vez es más habitual ver cómo cuentan con unas pestañas de infarto con una largura y curvatura increíbles y que siempre parecen estar maquilladas. ¿Cuál es su secreto? Se trata del tratamiento de estética de moda: la extensión de pestañas y, aunque hay muchas máscaras que consiguen resultados similares, es imposible alcanzar este efecto de una manera tan natural sin pasar por este procedimiento cosmético.

Lejos quedan las pestañas postizas que parecían de muñeca, las extensiones están hechas de seda y polyester y se colocan una a una con una tamaño y curvatura proporcional a la pestaña real de la clienta y suponen un trabajo minucioso y delicado que se prolonga durante alrededor de una hora y media. Es importante acudir a un centro de belleza autorizado y que cumpla con las garantías de higiene y profesionales necesarias para que el resultado sea el deseado.

El proceso de colocación se hace con los ojos cerrados y con un pegamento específico para la zona aprobado por la Unión Europea. Aunque el pegamento no entra en el ojo, el proceso sí que puede resultar un poco molesto si los tienes sensibles y está contraindicado si tienes infecciones oculares.

Una vez colocadas, suelen durar en perfecto estado unas tres semanas (se van cayendo según se van renovando las pestañas naturales de forma normal), momento en el que se recomienda hacer un relleno para volver a tenerlas perfectas antes de que se noten huecos.

Cabe destacar que este tratamiento no daña las pestañas naturales porque no van pegadas sobre ellas. Además son unas pestañas ligeras que no se notan una vez colocadas.

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia