04 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

¡Practica el método del "minuto al día" que cambiará tu vida!

¿Cuántas veces te has propuesto ir al gimnasio o aprender inglés y nunca terminas de hacerlo por pereza? Con este método oriental seguro que esta vez lo consigues

En un principio puede que este sencillísimo método japonés nos parezca una tontería porque en occidente nos han enseñado que para conseguir grandes logros hay que hacer grandes esfuerzos, pero no es así. En la cultura oriental tienen muy presente que, como dijo Lao Tse, un camino de mil millas empieza con un primer paso, y ese es precisamente el fundamento del método Kaizen.

 

La esencia de este método está en que la persona ejecute determinada tarea cada día a la misma hora y durante un minuto. Cualquier tarea; pueden ser unas flexiones, hacer ejercicio rotando los tobillos, aprender una frase en inglés, meditar o caminar por el salón de casa. Todo sirve. Un minuto es muy poco tiempo y todos podemos hacer cualquier tarea sin que nos ataque esa pereza que nos lleva a buscar todo tipo de excusas si tenemos que hacer eso mismo durante media hora. 

 

Está demostrado que cuando conseguimos hacer que una actividad, por muy corto que sea el rato que le dedicamos, se convierta en rutina, estamos aumentando nuestros niveles de serotonina y de dopamina, conocidas también como "hormonas de la felicidad". Conseguir ese pequeño logro nos ayudará además a  vencer los remordimientos, imponiéndonos una disciplina y adquiriendo un hábito que podemos ir prolongando, poco a poco, minuto a minuto de manera que, casi sin darnos cuenta, estemos haciendo esa media hora que tanto nos echaba para atrás y que hacía que nunca diéramos ese primer paso que nos llevará a recorrer después todas las millas que nos propongamos. 

 

La clave de este método es tomárselo con paciencia, fijarse objetivos al plazo que cada uno considere más oportuno, y solo aumentar el tiempo de la rutina cuando ya la tengamos perfectamente incorporada a nuestras vidas y sintamos la necesidad de hacer "un poco más". No te preocupes en exceso: esa necesidad aparecerá. De hecho se supone que todo aquello que conseguimos hacer durante 21 días seguidos, pasa ya a formar parte de nuestros hábitos regulares 

 

Lo que está claro es que hasta que no consigamos hacer todos los días a la misma hora y durante un único y breve minuto eso que tanta pereza nos da, el proyecto seguirá siendo solo eso, un proyecto que nunca conseguiremos alcanzar. Inténtalo: por probar el método Kaizen no pierdes nada y las probabilidades de que te funcione son muchas.  

Comenta esta noticia