20 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Hyundai Tucson 2019, aumenta la eficiencia y avanza la tecnología

La llegada de la versión mild-hybrid asociada a la mecánica diésel más potente y al nuevo cambio automático de 8 velocidades consigue un ahorro de combustible de más del 7%.

El Tucson es un modelo clave para Hyundai. Su piedra filosofal, el coche que más venden en el mundo y líder del mercado de particulares en nuestro país, así que cualquier cambio que le afecte debe ser estudiado y realizado con suma precaución. Como estéticamente todavía estaba plenamente vigente, los ingenieros de la marca se han limitado a darle una pequeña actualización estética, mejorando lo mollar, es decir, las mecánicas, la transmisión y la tracción 4x4. Casi nada. 

Esta cuarta generación llegó en 2015, y sólo el año pasado entregaron 600.000 unidades, de las cuales el 75% se vendieron en Europa. Ahora adopta el frontal estrenado en su hermano mayor, el Santa Fe, y en su nueva mirada destacan los faros full led. Las cotas no varían (4,47m de largo), con lo que la habitabilidad sigue siendo idéntica y el maletero presenta 515 litros de capacidad. Los materiales y sus ajustes han subido un punto, y entre los tres colores disponibles para la tapicería destaca el rojo tinto, muy atrevido.

 

El sistema de infotaintment se controla desde la nueva pantalla táctil flotante de 8”, que, aunque resulta muy vistosa y operativa, tiene los botones del lado derecho algo separados del conductor. La conectividad es la estándar del momento, con Android Auto y CarPlay, dejando de nuevo claro que los fabricantes deben entender que lo mejor que pueden hacer a la hora de desarrollar sus sistemas a bordo es facilitar el mejor emparejamiento con los smartphones, reyes de la vida de sus usuarios.

Las mecánicas se han afinado para cumplir con la nueva normativa de emisiones. En gasolina el 1.6 GDI se presenta en versiones atmosférica y turboalimentada, con 132 o 177CV respectivamente, y aunque resultan solventes y homologan consumos en el entorno de los 7 litros, este tipo de coche, como SUV que es, se encuentra más a gusto con un motor diésel bajo el capó. Ahí el escalón de acceso es el nuevo 1.6 CRDI que se ofrece con 116 o 136CV, pudiéndose este último combinar con la caja automática de doble embrague de 7 velocidades y que, a nuestro parecer, conforma la versión más equilibrada.

La gran novedad del nuevo Tucson es sin embargo la variante diésel más potente dotada con una ligera hibridación eléctrica. El 2.0 CRDI de 185 CV va así asociado a un sistema de batería de 48 voltios con su correspondiente motor/alternador. Gracias a ello consigue una reducción del consumo de hasta un 7%. La batería se encuentra situada en el hueco de la rueda de repuesto, y el coche en ningún momento puede funcionar de forma completamente eléctrica. El consumo medio homologado en ciclo WLTP es de 6,2 litros y las emisiones de COde 151 g/km, una cifra muy interesante para un coche de 184 CV de potencia y con sistema de tracción 4x4, de manera que sólo paga el 4,75% en el impuesto de matriculación.

 

Su precio arranca en 25.415 euros y se va hasta los 41.965 euros para las motorizaciones de gasolina y desde 27.515 a 45.265 euros en las motorizaciones diesel. A estos precios habrá que restar los descuentos promocionales en el lanzamiento, que pueden llegar hasta 5.500 euros en los modelos de gasolina y diesel, y hasta 6.500 euros al adquirir el modelo mild-hybrid de 48 voltios, que tiene un precio de tarifa de 45.265 euros.

Comenta esta noticia
Update CMP