José Gómez: "Haber ayudado al despegue del deporte valenciano me enorgullece"

José Gómez nos atendió amablemente

José Gómez nos atendió amablemente

27 años presidiendo una federación deportiva (tenis de mesa) dan para mucho. Pero aún más si ésto se conjuga con haber dirigido a la entidad que aglutina al deporte valenciano (Confedecom).

Pocos bagajes más extensos que el que el protagonista de la jugosa entrevista realizada por EsDiarioCV presenta se han dado cita en torno al deporte de nuestra Comunitat en la época reciente. Logros, datos o motivos para su satisfacción personal tendrán cabida en unas siguientes líneas destinadas a glosar su extensa trayectoria de manera resumida; aunque ello no resulte sencillo dada la amplia actividad que José Gómez presenta en lo que concierne al ámbito deportivo.

 -Comencemos con un asunto de rabiosa actualidad. Recientemente el nuevo presidente de Confedecom, Salvador Fabregat (a la sazón presidente de la Federación de Baloncesto de la CV), ha ensalzado, en su despedida, su labor al frente del órgano; indíquenos si es tan amable las funciones que dicha confederación ejerce a la hora de promocionar nuestro deporte.

Confedecom aún sería, en diferentes aspectos, un proyecto en ciernes. Su primeras aportaciones se circunscribían a labores de gabinete de prensa enfocadas a la difusión del deporte valenciano. Durante los primeros pasos de la entidad hubo que luchar contra los órganos rectores, puesto que éstos pretendían imponer sus directrices; no siendo hasta pasados dos años (2o12-14) cuando conseguimos desligarnos de cualquier tipo de injerencia política con la que otras asociaciones similares, en otras regiones, sí cuentan.

Para ello fue necesario un cambio en la Ley del Deporte, el cual contribuyó a que, ya bajo la nomenclatura de "asociación de federaciones", durante mi presidencia llegáramos a contar con 48 de las 54 federaciones deportivas de la Comunitat; consiguiéndose también para el futuro una sede mucho más idónea en el Parque Tecnológico.

 -Pasemos a analizar cuestiones relativas a su "otra" presidencia, la de Federación Valenciana de Tenis de Mesa (FTTCV), ostentada por usted durante 27 años. Ya con la perspectiva que dan los años, ¿ha sido Cheste (el centro de tecnificación deportiva) su principal conquista? ¿qué ha supuesto ello en la formación de jóvenes talentos?

Sin duda alguna. Es de ello de lo que más satisfecho me siento a nivel federativo. Cheste, como tal, ha cumplido recientemente 20 años desde su creación y supuso una culminación, prematura eso sí, de mi presidencia. Se han cumplido unos objetivos que pasaban por cubrir las necesidades de todo aquel chaval que no pudiera disfrutar de un club poderoso en su localidad, de la misma manera que se aportan las garantías de disponer de una beca académica por hacer lo que a ellos les gusta: practicar  el tenis de mesa.

 -Hay otro proyecto - éste aún más centrado en el futuro - del que creo que también le apetecería contar sus bondades...

Así es. Otros de mis sueños cumplidos es el de la nueva Nave de Manises. Se trata de un local acondicionado para la práctica del tenis de mesa, para el cual me serví de mi atalaya del poder en el momento de su creación y puesta en marcha (sonríe). La pretensión en torno a esta nueva instalación pasa por un agrupamiento de jugadores y clubes que ya se está comenzando a producir; desde algunos de alto nivel hasta los más, en teoría, "desvalidos".

-No todo para nuestro protagonista de hoy va a ser abandonar responsabilidades. De hecho la presente entrevista se realiza en el marco del ya muy consolidado Torneo de Nuevo Centro, dado que aglutina a todo tipo de jugadores divididos por edades y categorías. Háblenos del modo en el que se gestó la idea.

Todo comenzó con una exhibición de una marca deportiva especializada en material de tenis de mesa allá por 1999. Lo que esta empresa hizo, habida cuenta de su inexperiencia a la hora de organizar este tipo de competiciones, fue ponerse en contacto con la propia Federación para que lo gestionara; dando de esta manera sus primeros pasos lo que a día de hoy es ya un evento de obligado cumplimiento en el calendario de cada mes de julio, como su condición actual de vigesimoprimera edición así lo acredita.

- Usted dirige de la misma forma los designios de un club de referencia (el más destacado de la provincia de Valencia en los últimos tiempos) como es el CTT Mediterráneo, ¿tiene pensado continuar al frente?

Seguiré al ostentado la responsabilidad, pero el club con mejores resultados ya fue el CTT Alzira durante la temporada recientemente terminada (sonríe). Es cierto que se alcanzó una cima como la de pertenecer a la máxima categoría de nuestro deporte dos años atrás, e insisto en la nueva Nave de Manises; tal vez sin ese éxito no se hubiera puesto en marcha con la misma celeridad (su inauguración coincidió con la disputa de los encuentro de SuperDivisión por parte del club).

 -¿En qué aspectos se ha conseguido modernizar este deporte desde que llegó a la presidencia de la Federación en nuestra Comunitat? ¿Estaría satisfecho con aquello que se desprende de su legado?

Cuando yo llegué era muy complicado que los clubes creyeran en la Federación. Cada uno hacía la guerra por su cuenta y no se consideraba necesaria la presencia de un ente que gestionara nuestro deporte. Por si fuera poco, entonces era inviable el hecho de aunar los intereses de los clubes alicantinos y valencianos. Ambas provincias iban por su lado sin llegar a converger.

Por otro lado, siempre traté de tomar las decisiones más justas y velar por los intereses del tenis de mesa valenciano. Si nos atenemos a las cifras: hemos pasado de 6.000 euros (1 millón de pesetas en 1991) de presupuesto a los más de 95.000 que actualmente se gestionan sólo en subvenciones. Soy consciente de haber allanado el camino y no tengo duda de que mi sucesor en la presidencia, el alicantino Fernando Bermejo, va dar un espaldarazo aún mayor para el crecimiento de nuestro deporte.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP