11 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Urdangarín I, Malo de España

Los trinos del día, a veces melódicos y a veces rebuznos, abarcan todas las modalidades: unos irritan, otros indignan y otros divierten. Juntos, resumen la actualidad de una forma peculiar.

 

 

Un monográfico del Duque venido a menos

 

No hace falta estrujarse mucho las meninges, cual miembro de los CDR de la resistencia catalana por ejemplo, para adivinar el nombre del día: no, no es Griezmann, de la Saga de los Niñatos, aunque también toco el mundo del deporte. Sí, Urdangarín. Aspirante claro a 'malo del siglo', nadie o casi nadie despierta más rechazo en España que él, lo que no deja de tener su mérito en un país abundan en todas las disciplinas especímenes dignos de desprecio. En el caso del ex Duque, sólo la rechifla supera al repudio:

 

 

Claro que frente a la mofa, tan inevitable como seguramente hiriente para quien ya va a entrar en prisión, irrumpe siempre con fuerza en estos casos la teoría de la conspiración: gente que ve oscuras combinaciones de perfidia, juego sucio, alianzas y componendas en la búsqueda de un fin espurio, que en este caso sería ayudar al exjugador de balonmano más famoso que hay y habrá nunca en España. Y suelta perlas como ésta, cortesía del indómito Gabriel Rufián:

 

 

Aunque da pereza explicar la teoría de don Gabriel, ese independentista que lo bordaría como profesor de bachata en un videoclip de madrugada barata en cualquier cadena de saldo, vamos a ello: Mediapro es la empresa del célebre Jaume Roures, uno de los tipos que más taquilla ha hecho con el procés independentista y, en general, con todo desde los tiempos fundacionales de La Sexta y del diario Público. Y claro, la Guardia Civil y los jueces tienen la mala costumbre de intentar si en todo ello huele mucho a gato encerrado porque, simplemente, hay gato encerrado.

Pero el mítico dirigente de ERC no está solo: la poblada fauna de periodistas, politólogos, analistas y dirigentes que puebla la Arcadia progresista que al fin vuelve a ser España, está convencida -y así lo dice- de que aquí hay un apaño morrocotudo y que el golferas de Iñaki ni pisará la cárcel. Pero luego viene la realidad y pasa esto:

 

 

Urdangarín irá a prisión, y se lo ha ganado. Y además lo hará rápido, por el tiempo estimado por el Tribunal Supremo, que no parece precisamente un juzgado de pedanía. Lo revela el periódico de Inda, dejando de paso en paños menores a tanto impostado. Pero nada, sigan ustedes a su bola, amigos progresistas, y que viva la República. Aunque sea la de Tanzania.

 

Comenta esta noticia
Update CMP