30 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las caceroladas se extienden a los barrios obreros: ya no son solo "Cayetanos"

MIles de personas rompen la caricatura de que solo protestan "los pijos" y saltándose las leyes: las cacerolas suenan en barrios y ciudades humildes, sin pisar la calle.

Si la estrategia era vender que solo protestaban contra el Gobierno los vecinos de los barrios más elitistas de Madrid, los "Cayetanos" con su "cayeborroka" sin respetar la cuarentena; los propios ciudadanos la han anulado de una manera estruendosa.

¿Cómo? Bien sencillo. Saliendo de manera multitudinaria a los balcones pertrechados con una cacerola, sin pisar la calle ni manifestarse sorteando el Estado de Alarma y las resoluciones del Tribunal Constitucional que impiden las concentraciones mientras dure la emergencia sanitaria.

El Barrio del Pilar de Madrid, zona de trabajadores por antonomasia cuya imagen dista mucho de poder ser caricaturizada como el Barrio Salamanca, llenaron anoche el cielo madrileño de un ruido de protesta ensordecedor que entierra la campaña contra las protestas y las presenta como algo residual, promovido por los radicales pudientes de derechas y con el único objetivo político de dañar a Pedro Sánchez.

 

 

Un vecino de la barriada, llena de pequeño comercio y familias humildes que viven en pisos de tamaño medio en bloques de edificios interminables, lo resume gráficamente con otra toma en la que él mismo insiste en que protestan "sin ser un barrio pijo".

 

 

Y no solo en Madrid. En ciudades de toda España, desde hace semanas pero especialmente en la última, las cacerolas suenan a las 21h, pese a que apenas salen en televisión, centrada exclusivamente en las protestas más políticas, que sobrepasan los límites del Estado de Alarma. Esta imagen, por ejemplo, es de Santander, aunque casi en cualquier municipio español se escuchan manifestaciones similares desde sus balcones.

 

 

O esta otra en Oviedo:

 

 

Y una más, en Usera, distrito obrero de Madrid que proyecta imágenes que también se escuchan, a diario, en ciudades de los dos llamados "Cinturones rojos" de la Comunidad de Madrid, el Sur y el Corredor del Henares. Desde Alcorcón hasta Alcalá de Henares, pasando por Getafe, Coslada o Torrejón de Ardoz; las cazuelas suenas a diario. Aunque no se las vea en televisión.

Comenta esta noticia
Update CMP