15 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sorpresa en la Familia Real: el increíble cambio de Juan Carlos I con Doña Sofía

Los Reyes eméritos, en una imagen reciente.

Los Reyes eméritos, en una imagen reciente.

Todo ha cambiado a raíz del 80 cumpleaños del Rey emérito. Su entorno asegura que el monarca quiere terminar sus años en paz. Y para ello ha diseñado un detallado "propósito de enmienda".

El pasado 5 de enero el Rey emérito de España, Juan Carlos I, celebraba su 80 cumpleaños. No era una celebración más. Era muy especial. Después de años entregado a la causa, el Monarca celebraba un cambio de década tranquilo, sin las obligaciones de la Corona y con un cambio de registro (o de intenciones) como -digámoslo así- propósito de enmienda para con errores del pasado. Errores que él ha reconocido en público (léase el desafortunado capítulo de la cacería en Botswana​) o en privado, en su ámbito familiar. 

Ese histórico "lo siento mucho. Me he equivocado y no volverá a ocurrir", frase solo superado en fama por aquel "por qué no te callas", marcó el declive de su reinado y ahora un motivo personal le está haciendo rectificar antiguos comportamientos. 

Según cuentan a ESdiario fuentes del entorno de Don Juan Carlos para el Rey emérito, que ha sufrido problemas muy graves de salud, llegar a cumplir los 80 años era una meta que le ha hecho replantearse cosas, como acercarse a su familia. En este capítulo ha cambiado su actitud con su mujer, la Reina Sofía, con quien no se dirigía la palabra y evitaba coincidir con ella. Ahora ha cambiado, sigue haciendo vida separa pero se ha acercado a ella y tienen una relación más que afectuosa. Un giro radical que ha sorprendido gratamente a toda la familia y a la Casa Real.

De hecho, esta misma semana ambos viajaron a Roma para inaugurar la nueva iluminación de la basílica romana de Santa María la Mayor, cuya vinculación con la monarquía española subrayó el monarca emérito, también protocanónigo de este templo papal.

"Soy un verdadero romano de Roma", dijo el rey durante un breve discurso pronunciado en español e italiano, en el que aseguró que esta visita a la capital italiana, la ciudad en la que nació en 1938, le agrada "particularmente". Un viaje que podría haber realizado solo pero que decidió efectuarlo con Doña Sofía

Este acercamiento familiar se hace extensivo con el resto del clan. Estas Navidades reunía en su mesa a gran parte de sus parientes Borbones, algo nada habitual en Juan Carlos I pero que sí hacía su padre, Don Juan de Borbón, invitación que repetía en la comida ofrecida con motivo de su 80 cumpleaños. 

Con sus hijos

Capítulo especial hay que dedicar a sus hijos. Don Juan Carlos ha estado permanentemente unido a la Infanta Elena y a Don Felipe pero muy distanciado con su hija la Infanta Cristina, primero porque no era de su agrado la boda con Iñaki Urdangarin y, posteriormente, por todo lo relacionado con el caso Nóos. 

También ha dado un giro el Emérito en este asunto y prueba de ello es su asistencia a la celebración del 50 cumpleaños de su yerno, el exduque de Palma. El rey Juan Carlos viajaba a Ginebra, también junto a la Reina Sofía, para celebrar el cumpleaños. Un hecho insólito ya que no se conocía presencia alguna del Rey junto a los exduques, ni siquiera estuvo presente en la comunión de su nieta Irene en mayo de 2015.

Aunque esta presencia del Rey emérito sentaba mal en la Casa Real, las mismas fuentes aseguran a ESdiario que el Rey Felipe VI "lo ha entendido perfectamente y no se lo ha tomado como algo personal".

Comenta esta noticia
Update CMP