À Punt necesita reponer L'Alqueria Blanca de cara a las elecciones

La dirección de À Punt se ha visto obligada a recurrir a L'Alqueria Blanca antes de que llegue una campaña electoral en la que va a ser muy discutida.

Las audiencias de À Punt son obcecadamente malas. Apenas han llegado alguna vez al 2%, pero no es lo normal. Lo más visto son sus informativos, los programas en los que, de producirse, la manipulación sería más visible y menos tolerable. Son los otros programas, con los que se permea la opinión y en los que se dan algunos vetos tácitos, los que no tiran. Y vamos de cabeza a unas elecciones autonómicas en las que la dimensión y hasta la propia existencia de À Punt va a ser discutida en función de su coste y su audiencia.

Sin ir más lejos, el candidato de Ciudadanos, Toni Cantó, ha criticado esta misma semana contenidos y presupuestos de la cadena, ha anunciado su intención de despolitizarla, y ha defendido que À Punt tiene más dinero asignado del que debiera. Las opiniones de PP y Vox, con matices, estarían también en esa órbita. Y la derecha, tras Andalucía, tiene un poco más fácil volver a gobernar la Comunidad Valenciana. Primer aviso. 

Por el otro lado del espectro, en el PSPV se lamenta la preeminencia de afines a Compromís en puestos clave del organigrama. Y dentro de la coalición, alguna de sus máximas figuras -que no son de Iniciativa, que no son del partido de Oltra- confiesan en privado que no ven la cadena y que apenas se les ha llamado para entrevistas u opiniones en estos meses. TeleOltra la llaman algunos. 

En este contexto, À Punt ha decidido recuperar L'Alqueria Blanca para su franja vespertina, ésa en la que la competencia con series costumbristas es tan grande.  Empezarán a ser repuestos el 4 de febrero, y al menos se ha tenido el detalle de avisar anticipadamente a los productores, más que nada para que éstos no se enteraran por los medios de comunicación.

Hablamos de capítulos viejos -de los que À Punt tiene los derechos, según fuentes de la productora-, porque un episodio nuevo costaba de 90.000 euros al principio de la serie a unos 60.000 al final de su vida en la vieja Canal 9. Sí, se trata de la misma L'Alqueria Blanca que la directora general, Empar Marco, siempre en busca de nichos pequeños (o grandes, según se mire), descartó inicialmente para su parrilla porque quería “algo fresco”. Y es que debe hacer mucho frío en las plantas nobles de la casa.

Comenta esta noticia
Update CMP